Cuatro pistas para cortar una de las cabezas de ETA en Burdeos

  • Las escuchas telefónicas fueron determinantes para saber que se iba a producir una reunión de etarras.
  • Un coche usado por los etarras llevaba cinco meses en el mismo lugar.
  • El seguimiento al ex alcalde de Andoain también apuntaba a que la cita de los etarras sería en Burdeos.
  • La calle donde estaba el piso ya había sido utilizada por etarras para organizar otras reuniones.
  • En el piso de Burdeos había mucha documentación de la banda.
  • Una quinta persona pudo haber eludido la redada.
Francisco Javier López Peña, alias 'Thierry', y el piso de Burdeos.
Francisco Javier López Peña, alias 'Thierry', y el piso de Burdeos.
ARCHIVO

Un teléfono ‘pinchado', un coche abandonado, una reunión vigilada y la buena memoria de la Guardia Civil. Cuatro pistas, cuatro claves que resumen una historia con final feliz: la desarticulación del aparato político de ETA, y con él, la detención de cuatro de sus máximos dirigentes, entre ellos, el número 1, Francisco Javier López Peña, alias Thierry, un "hombre gris pero muy extremista y radical", señalan en la Guardia Civil. "El hombre con más peso político y militar de la banda", en palabras del ministro Rubalcaba.

Todo comienza el 7 de mayo. Ese día, se hace pública la reunión que trece días después, el 20, mantendrán en Madrid el presidente Zapatero y el lehendakari Ibarretxe.

Esa semana, los servicios antiterroristas de la Guardia Civil interceptan una llamada. A un lado del teléfono, Jon Salaberría, ex parlamentario de Batasuna, en búsqueda y captura desde mayo de 2005. Interior le coloca en la cúpula del aparato político.

La llamada de Salaberria, a una persona que tiene el teléfono pinchado, además de saltarse todos los protocolos de seguridad de ETA, se convierte en una terrible indiscreción y a su vez en un fallo terrible. "La verdad es que es un hombre muy corto, con muy pocas luces", señala un agente que le conoce bien.

El mensaje de Salaberria despierta todas las alarmas. Habla de una cita importante en una fecha concreta, el 20 de mayo, el mismo día en que está prevista la reunión entre Zapatero e Ibarretxe. Lo que no queda claro en esa conversación es dónde será la reunión. Los servicios antiterroristas se ponen en marcha para intentar descubrirlo.

La segunda pista la da un coche abandonado. Se trata de un Peugeot 307 Break. Es hallado el 8 de mayo por la policía francesa en un aparcamiento de un barrio de viviendas de protección oficial, cerca de Burdeos.Ha estado ahí más de

cinco meses. Es el mismo vehículo en el que
huyeron los tres etarras que el 1 de diciembre mataron a dos guardias.

Burdeos, otra vez Burdeos. En septiembre de 2002 cayó en esta ciudad el jefe del aparato militar que entonces tenía ETA, Juan Antonio Olarra Guridi. Burdeos. Y en Burdeos, una céntrica calle: la Cours de la Marne.

La Guardia Civil, que nunca olvida, presta especial atención a esta calle. Ya había sido utilizada por ETA en el pasado para mantener numerosas citas de dirigentes con militantes de base.

El líder etarra Félix Alberto López de la Calle, alias Mobutu, también detenido en 2004, tenía planos de diversos tramos de esa calle en los que acostumbraba a mantener sus citas.

Los agentes rastrean la zona y un tendero identifica una foto de Salaberría. Sí, se le ve mucho por el barrio.

La cuarta pista la proporciona el ex alcalde de Andoain por Batasuna, José Antonio Barandiaran. La Guardia Civil sospecha de él. Cree que es una especie de comisario político que recibe instrucciones de ETA para intentar reorganizar Batasuna (casi 30 de sus miembros están hoy en prisión).

El día 18 Barandarian se reúne con un hombre y una mujer en Arcachón, otra localidad gala a 80 km de Burdeos. La pareja es seguida. Acaban en la calle Cours de la Marne, en el número 63. Ya no hay dudas de que la reunión etarra se producirá.

Mientras tanto, el Gobierno se plantea suspender la reunión que el 20 mantendrán Zapatero e Ibarretxe . No ha gustado nada la moción que el Parlamento vasco aprobó el 16, con los votos del PNV, en la que acusa al Ejecutivo de amparar la tortura a etarras.

Posible anulación de la reunión ZP-Ibarretxe

La Guardia Civil pide a Interior que sí se celebre la reunión. Si se cancela, ETA puede a su vez suspender su reunión.

El día 20 amanece despejado. Ya se sabe que el piso donde están los etarras fue alquilado en agosto de 2007 por Louis Alfred Fort 'Fred', un vascofrancés de 75 años, ex jugador de rugby.

La banda usa este apartamento con frecuencia desde diciembre, y las dos personas que se entrevistaron con Barandiaran ya tienen nombre y apellidos. Se trata de Francisco Javier López Peña y Ainhoa Ozaeta, otro peso pesado del aparato político, "la voz de ETA, quien diseña el lenguaje de sus comunicados", explican fuentes antiterroristas.

López Peña se escondía en esta guarida desde hace una semana y multiplicaba las medidas de contravigilancia con actitud desconfiada, espiado por agentes de los servicios de inteligencia españoles y franceses.

A las 18 horas la Policía francesa, en colaboración con la Guardia Civil, recibe la orden de intervenir. "Los gatos están en la gatera". Hay cuatro personas en el pequeño apartamento de 34 metros cuadrados. La intervención policial se produce poco después de las once de la noche. No ha aparecido nadie más. "Se esperaba a alguien del aparato militar".

La interrupción de los agentes, más de 30, sorprende a los etarras, que están en una mesa con sus ordenadores encendidos. Los etarras no oponen resistencia. El piso es pequeño y apenas hay luz.

Documentación incautada en el piso de gran importancia

En la vivienda, los agentes encuentran un kilo de clorato y pequeñas cantidades de otros elementos como temporizadores para fabricar ingenios explosivos, numeroso material informático, placas de matrículas copiadas y juegos de documentos de identidad de diferentes nacionalidades así como documentación interna y publicaciones editadas por el aparato político como los boletines 'Zuzen' y 'Zutabe'.

Los cuatro etarras, el aparato político, diseñaban un comunicado de respuesta a la reunión entre Zapatero e Ibarretxe. El presidente del Gobierno había vuelto a dar calabazas al plan soberanista de Ibarretxe y ETA aprovecharía la cita para tirar de su literatura, esa que dice que el Estado español represor vuelve a oprimir al pueblo vasco.

La documentación incautada será vital. En cuanto al material informático requisado, hay 16 cajas repletas. Será difícil descifrarlo todo porque está encriptado.

Hay tres USB (memorias portátiles) que contienen datos sobre otros comunicados de la banda, informes de las últimas elecciones municipales en el País Vasco y documentación sobre el fallido proceso de paz con el Gobierno.

En las inmediaciones del piso, estacionados en una cochera y en la vía pública, han sido confiscados los dos automóviles empleados por los ocupantes del piso que llevaban matrículas dobladas. Se trata de un Peugeot 307 y de un Ford Focus robados en diciembre de 2007 y agosto de 2006 en los departamentos de Gironda (Aquitania, suroeste) y Maine y Loira (País del Loira, oeste), respectivamente.

También se han encontrado cinco pistolas de los calibres 9 y 7,65 milímetros. Este dato hace pensar que un quinto sospechoso eludió la redada, aunque sólo es una hipótesis.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento