Una diputada francesa propone en la Asamblea Nacional vetar el acceso de menores de 16 años a los toros

  • Tampoco podrían inscribirse en escuelas taurinas o asistir a peleas de gallos.
  • Los aficionados taurinos lo han tachado de "ataque contra el arte de la tauromaquia".
Un niño durante los Sanfermines.
Un niño durante los Sanfermines.
Tras los muros

La diputada de La República en Marcha (LREM) Samantha Cazebonne ha impulsado una proposición de ley en la Asamblea Nacional francesa para prohibir las corridas de toros y las peleas de gallos a los menores de 16 años, quienes tampoco podrían inscribirse en escuelas taurinas.

Desde 2007 se han presentado cuatro proposiciones de ley -que han sido descartadas- para prohibir la presencia de menores de 16 años en las corridas. Sin embargo, es la primera que impulsa una diputada del partido mayoritario.

La proposición, que todavía no ha sido registrada oficialmente en la cámara baja, se basa en investigaciones que muestran las consecuencias negativas que la exposición a la violencia hacia los animales tiene en el desarrollo de los niños.

La diputada aseguró este jueves en su presentación pública que el 75% de los franceses, "también los de las localidades taurinas", quieren legislar las corridas a favor de la protección de los niños.

Su práctica está extendida sobre todo en el sur de Francia, donde las ferias constituyen un atractivo turístico y una fuente de ingresos importante para municipios como Nimes, considerada como la capital francesa de la tauromaquia.

La ley francesa condena con hasta dos años de cárcel y 30.000 euros de multa las torturas contra los animales, pero autoriza la celebración de las corridas en un centenar de ciudades con tradición.

Los aficionados taurinos franceses ya se han pronunciado en contra de su proposición en un manifiesto en el que sostienen que supone "un ataque contra el arte de la tauromaquia" y que no tienen que recibir "lecciones de educación".

Además, este viernes, el periódico Le Figaro publicó una tribuna suscrita por cuarenta personalidades del mundo de la cultura, entre ellos el actor Jean Reno, en la que exponen que "las corridas son un arte del que nadie debería estar excluido".

"Querer ahorrarle a un niño la complejidad de la realidad, la violencia y lo sagrado supone desdeñar su futuro", señalan los firmantes.

El pasado agosto saltó en Francia la polémica por la presencia del ministro de Agricultura, Didier Guillaume, también encargado del bienestar animal, en una corrida en Bayona, en el País Vasco francés, que fue duramente criticada por asociaciones animalistas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento