Kalluk
Kalluk, con su simpática 'compañía'. THE DAILY MAIL

Uno de los osos polares del zoo de San Diego (California), Kalluk, ha cambiado su color natural de pelo por una tonalidad de azul. A modo de reclamo durante el Día Internacional de la Concienciación del Oso, los encargados del centro pintaron al mamífero con una tinta especial no tóxica para llamar la atención sobre la grave situación que se encuentra actualmente su especie, amenazada por el calentamiento del océano Ártico.

Los responsables de esta curiosa iniciativa señalaron que el oso "pronto se descoloraría". Para llamar aún más la atención introdujeron un muñeco pintado en la celda de habita. Por suerte, pareció agradarle su nueva 'compañía', tanto que el carnívoro se pasó el día jugando y acurrucándose con este regalo.

Especie en extinción

La especie corre peligro de extinguirse, aunque no de forma inminente, según aseguran los expertos, que creen que "hay grandes problemas con el oso blanco debido a los cambios climáticos, a la sobreexplotación de ciertas zonas donde habita". Por poner un ejemplo, Canadá cuenta actualmente con más ce 15.000 osos polares, que se han convertido en el símbolo de la lucha contra el cambio climático.