Segunda fase del plan de renovación de alumbrado de València
Farola modelo València, las llamadas "de bola". 20MINUTOS.ES

El alumbrado público de València será más respetuoso con el medio ambiente y económicamente más eficiente una vez se complete la aplicación del Plan IDAE II, la segunda actuación más importante en este campo en la ciudad en los últimos años.

Los técnicos ya han comenzado la sustitución de las luminarias en 11.438 farolas de todos los distritos por tecnología LED. La segunda fase de este proyecto, que tiene un presupuesto de 3,99 millones de euros, está íntegramente financiada por los Fondos de Desarrollo Regional de la Unión Europea (Feder).

Esta actuación, que fue presentada por el anterior responsable municipal de alumbrado y actual vicealcalde, Sergi Campillo, y por el propio alcalde Joan Ribó en mayo de 2018, comienza ahora su implementación, según ha anunciado este domingo la concejala de Gestión de Recursos, Luisa Notario.

Los trabajos se centrarán en dos intervenciones principales en función del tipo de luminaria sobre el que se actúa. Por un lado, se sustituirán todas las farolas modelo València (esféricas, instaladas en columnas de gran porte), en las que se mantendrá la corona como parte ornamental.

Se trata de 5.844 farolas en las que se colocarán luminarias con LED de potencia variable y con una luz "más cálida de lo convencional, con un reducido componente de luz azul, lo cual ofrece una iluminación más agradable, más confortable y más respetuosa con las personas y con el medio ambiente", indican desde el Consistorio.

Además, se desmontarán de manera definitiva 312 unidades de este modelo, que en algunos casos están ancladas a los edificios y son innecesarias por tener próximo otro punto de luz. Del mismo modo, y en el marco de la estrategia global de Smart City, en este proyecto está prevista la telegestión individual de 4.000 farolas, lo que permitirá realizar "un mantenimiento más eficiente y nos dotará de una mayor agilidad en las diferentes necesidades de gestión (apagados por castillos, modificaciones en Fallas, acontecimientos deportivos, actos en las Torres de Serranos...)", detalla la concejala Notario.

Con esta intervención se prevé lograr un ahorro del 87% en la factura eléctrica que paga el Ayuntamiento. Pero, además del ahorro energético y económico, esta renovación permitirá acabar con la contaminación lumínica que generan estas farolas, ya que se cambiará la bola que enfoca hacia todas las direcciones por una luz dirigida hacia abajo, lo que repercutirá en menos molestias para los vecinos que viven en las primeras plantas de bloques de viviendas. Las luminarias de este tipo están instaladas principalmente en las grandes vías, las avenidas Reino de València y Blasco Ibáñez, la marginal izquierda del río (junto a Viveros), Botánico Cavanilles y otras grandes avenidas.

La segunda parte del plan consistirá en la instalación de tecnología LED en 5.282 unidades de farola modelo Fernando VII, donde se sustituirán las bombillas por placas también enfocadas hacia abajo y de menor consumo, en las que además se cambiarán los cristales translúcidos por otros transparentes.

El objetivo de la Concejalía es transformar la instalación de los 107.000 puntos de luz de València, que inicialmente tenía unos 25 Mw instalados, en una que no sobrepase los 7-8 Mw, de forma que los costes recurrentes de la factura del recibo de energía se reduzcan notablemente. Los cálculos iniciales apuntan a un ahorro del 87,82%, lo que supone 1,45 millones de euros menos al año.

Según detalla la concejala, una vez completado el plan, la iluminación eficiente llegará ya "al 50% del alumbrado público de nuestra ciudad", lo que significará que la mitad de toda la instalación municipal "se habrá mejorado y ya dispondrá de una tecnología eficiente y más respetuosa con el medio ambiente". Además, destaca que con el primer IDAE y este segundo "continuaremos no solo reduciendo el consumo energético sino también ahorrando recursos públicos como hemos hecho hasta ahora, porque la mejora de la iluminación en nuestra ciudad nos ha permitido ahorrar más de 15,4 millones de euros".

Menos báculos de carretera

El Gobierno local también aprobó el pasado mes de diciembre varios proyectos en el marco de los presupuestos participativos DecidimVLC centrados en cinco barrios y en zonas peatonales del Jardín del Turia. Con una inversión total de 2,3 millones de euros, incluyeron la sustitución de las farolas de carretera por modelos más eficientes y estéticos. Aunque aún quedan centenares de báculos de este tipo por la ciudad, en los últimos años se han ido cambiando por farolas más bajas que quedan por debajo de los árboles.

Consulta aquí más noticias de Valencia.