Cigarrillos electrónicos
Cigarrillos electrónicos y botes de líquido para estos aparatos. WIKIPEDIA

El estado de Nueva York ha prohibido la venta de cigarrillos electrónicos de sabores y nicotina líquida para vapeo, después de que su Departamento de Salud diera luz verde a una orden ejecutiva del gobernador Andrew Cuomo, que entró en vigor este martes de forma inmediata.

"Es innegable que las empresas de vapeo están usando deliberadamente sabores como el chicle, (...) y el algodón de azúcar para enganchar a los jóvenes a los cigarrillos electrónicos. Es una crisis de salud pública y termina hoy", afirmó Cuomo en un comunicado.

"Nueva York no espera a que el gobierno federal actúe y prohibiendo los cigarrillos electrónicos con sabor protegemos la salud pública y ayudamos a evitar que innumerables jóvenes asuman hábitos costosos, insalubres y potencialmente mortales", agregó.

La orden ejecutiva del pasado 15 de septiembre, que según Cuomo tiene el fin de combatir el aumento del consumo de esos productos entre los jóvenes, generó de inmediato controversia con la industria de los cigarrillos electrónicos, que ha advertido de que emprenderá acciones legales contra ella.

Un comité del Departamento de Salud neoyorquino se reunió este miércoles de emergencia para evaluar la acción de Cuomo, cuya administración ha tomado varias medidas en contra del tabaquismo juvenil, entre ellas aumentar la edad de fumar a 21 años, y dio luz verde a la iniciativa, que incluye otros productos para el vapeo.

Sin embargo, la prohibición no incluye el sabor del mentol, lo que Salud se propone evaluar en los próximos catorce días, de acuerdo con el comunicado.

Cerca de una veintena de organizaciones de salud y de padres en contra del vapeo habían pedido este martes en una carta pública al director del Departamento de Salud estatal, Howard Zucker, que la prohibición incluyera el mentol.

Los firmantes de la carta, entre ellos la Asociación del Corazón y la Asociación del Pulmón de EE.UU., March of Dimes o la Academia de Médicos de Familia de Nueva York, alegaron que ese "agujero" en la prohibición permitirá a la industria del tabaco continuar atrayendo a los menores con cigarrillos electrónicos de mentol.

Según datos del Departamento de Salud, el 40% de los estudiantes de último año de escuela superior y el 27% de los estudiantes de escuela superior en este estado usan cigarrillos electrónicos.

También señalan que en 2018 el 27,4% de los estudiantes en escuela superior usaban el cigarrillo electrónico, un 160% más que en 2014, cuando el porcentaje era del 10,5 por ciento.

Los dueños de tiendas de vapeo aseguran que la acción de la administración de Cuomo resultará en la pérdida de miles de empleos y llevará a muchos que utilizan los cigarrillos electrónicos en su intento por dejar de fumar a volver al uso de los cigarrillos tradicionales.

Al emitir la orden ejecutiva, Cuomo también ordenó a los cuerpos de seguridad que redoblen sus esfuerzos para atajar la venta de estos productos a los jóvenes y menores de edad. Además, adelantó que preparará una nueva legislación para combatir la "publicidad engañosa" de los cigarrillos electrónicos dirigida a los menores.

"El alarmantemente alto número de jóvenes en Nueva York que están usando productos de vapeo es nada menos que una crisis de salud pública. Estas regulaciones son parte de muchos pasos cruciales que estamos tomando para combatir esta tendencia perturbadora", señaló Zucker en el comunicado.

El pasado 4 de septiembre la gobernadora de Michigan, la también demócrata Gretchen Whitmer, ordenó al Departamento de Salud y Servicios Humanos que emitiera reglas de emergencia prohibiendo la venta de cigarrillos electrónicos con sabores artificiales que contengan nicotina, en las tiendas minoristas y por internet.

La medida también provocó reacciones cuando la Asociación Estadounidense de Vaporizadores, que promueve los cigarrillos electrónicos como una ayuda para que los fumadores abandonen los cigarrillos tradicionales, denunció la decisión de Whitmer e indicó que apoyaría cualquier demanda legal para anularla.