Pisando el acelerador: Las carreras de coches más cinematográficas

  • Han sido excelentes vehículos para el cine de acción y las comedias.
  • Paul Newman y Steve McQueen eran además apasionados pilotos de bólidos.
Lo último en carreras de autos en cine: 'Speed Racer'
Lo último en carreras de autos en cine: 'Speed Racer'
Warner Sogefilms

Velocidad y rivalidad. Dos palabras que se convierten en puro combustible cuando hablamos de acción. Por ello la adrenalina que desprenden las carreras de coches no han pasado inadvertidas en el cine. El ejemplo más actual llega con el estreno de Speed Racer , de los hermanos Wachowski.

Recordar que incluso algunos actores míticos, como Paul Newman o Steve McQueen , quisieron compartir su pasión por los bólidos en la gran pantalla, negándose incluso a usar un doble para las secuencias más arriesgadas sobre ruedas de las películas que protagonizaron.

Te invitamos a un recorrido de lo que ha deparado el tema a lo largo de la historia del cine.

Pioneros y años sesenta

Avidez de tragediaDesde sus orígenes en el cine mudo, las persecuciones entre vehículos han sido recurrentes tanto en el género de acción como especialmente en la comedia. Pero centrarse sólo en lo competitivo y recrear toda su emoción con verosimilitud era un reto de lo más difícil. Avidez de tragedia (1932), dirigido por Howard Hawks y protagonizado por James Cagney , fue el primer clásico que lo logró.

Después deberemos esperar hasta los sesenta. En esta década empezaron a ser todo un filón y además para grandes producciones. El mismo Howard Hawks dirigió Peligro... Línea 7000 (65). Pero entre las que apostaron fuerte están la disparatada y espectacular La carrera del siglo (1965), de Blake Edwards y protagonizada por Tony Curtis , Natalie Wood y Jack Lemmon , que llegó a inspirar una célebre serie de animación de Hanna-Barbera: Los autos locos. Tambén destacó Grand Prix (1966), con James Garner .

Comediantes y atrevidos

Le MansCarreras y comicidad seguía siendo un vehículo perfecto, como se demostraría en los setenta. Pero antes, el popular escarabajo Volkswagen Herbie llegó a protagonizar a partir de 1968 hasta seis películas. La primera de ellas fue Ahí va ese bólido , y la más reciente Herbie: A tope (2005), con Lindsay Lohan .

O El rally de Montecarlo (1969), que llevó la coletilla en su título aquí de "y toda su zarabanda de antaño", del británico Ken Annakin que cuatro años antes había triunfado con otra alocada propuesta de título rimbombante, pero centrada en una competición de pioneros de la aviación: Aquellos chalados en sus locos cacharros . Por su parte, Paul Newman era un arriesgado corredor en 500 millas (1969) y Steve McQueen un piloto que acaba de superar un accidente pero se prepara para volver a la cima en Las veinticuatro horas de Le Mans (1971).

Los setenta

Los locos de CannonballDos propuestas que se salían de lo común. Punto límite: Cero (1972), basándose en un guión de Guillermo Cabrera Infante, y que convertía a un ex policía (Barry Newman ) en el temerario conductor de un trayecto a toda marcha entre Denver y San Francisco por una apuesta. Y La carrera de la muerte del año 2000 (1975), con David Carradine y Sylvester Stallone , nos situaba en una violenta pugna (en la que incluso se puntuaba el atropellar a un peatón). Sobre ella se ha hecho un remake con Jason Statham a estrenar en octubre.

De vuelta a la comedia, más éxito conocieron Locos al volante (1976), en su variante muy popular de carreras de coches ilegales, y especialmente Los locos de Cannonball (1980), con Burt Reynolds y la rubia ex ángel de Charlie Farrah Fawcett inmersos en una prueba sin normas a seguir.

De Tom Cruise a Pixar

CarsDiez años después, Tom Cruise y Nicole Kidman estuvieron al frente de Días de trueno (1990), de Tony Scott y en las Navidades siguientes, quien sabe si contagiados por la emoción, contraerían matrimonio. Además, Nicolas Cage iniciaba una particular carrera a contrarreloj en 60 segundos(2000), pero para robar coches de lujo.

Al año siguiente, en el 2001, una de cal y otra de arena. Sylvester Stallone se estrellaba en taquilla con Driven ; mientras que A todo gas , con Vin Diesel (haciendo honor a su apellido), se erigía en uno de los éxitos sorpresa del verano, originando dos secuelas.

Pero uno de los títulos más relevantes de los últimos años ha sido en el terreno de la animación con Cars (2006), de John Lasseter . Ese mismo año, el cómico Will Ferrell lograba un inesperado taquillazo en los Estados Unidos con la parodia Pasado de vueltas. Y en la pasada temporada, el mismo Quentin Tarantino , en su homenaje a las películas de género B de los setenta, también dedicaba un guiño al género en Death Proof .

Mostrar comentarios

Códigos Descuento