Rivera ofrece ahora a Sánchez una abstención "con condiciones"

Rivera, a su llegada a la reunión que ha mantenido con el líder del PP, Pablo Casado, en el Congreso de los Diputados.
Rivera, a su llegada a la reunión que ha mantenido con el líder del PP, Pablo Casado, en el Congreso de los Diputados.
EFE
Tras reunir a su Ejecutiva, Albert Rivera compareció en sala de prensa y anunció una oferta que tratará de pactar con Pablo Casado para "desbloquear la situación". Se trata de pedir a Sánchez que acepte tres condiciones: un cambio de Gobierno en Navarra, el orden constitucional en Cataluña y una política económica que no se base en subidas de impuestos.

Albert Rivera sabe lo que se viene. En Ciudadanos el chip que se ha encendido es el de la repetición electoral, y dan igual las presiones, externas e internas, que pueda haber: el partido repetirá la estrategia del 28 de abril. No va a haber ningún tipo de acercamiento de los naranjas a PedroSánchez, sea cual sea el escenario. Pero el partido ha decidido dar un giro a la realidad política.

Tras reunir a su Ejecutiva, el propio Riveracompareció en sala de prensa y anunció una oferta que tratará de pactar con Pablo Casado para "desbloquear la situación". Se trata de pedir a Sánchez que acepte tres condiciones: un cambio de Gobierno en Navarra, el orden constitucional en Cataluña (con una posible aplicación del 155) y una política económica que no se base en subidas de impuestos.

Así, Rivera y Casado se han reunido este lunes en un encuentro "privado" en el despacho del líder popular en el Congreso. "Ha ido muy bien", consideró de forma lacónica el líder de Cs al término de la reunión. El PP, en cambio, asegura que "la pelota continúa en el tejado de Pedro Sánchez", aunque no aclara en un comunicado si aceptaría abstenerse con Ciudadanos.

"Ha sido un encuentro cordial, en consonancia con la buena relación que mantienen Pablo Casado y Albert Rivera desde hace años", aseguran fuentes de los populares. "Hay coincidencia en las reclamaciones a Sánchez sobre política territorial, constitucional y económica, el PP mantiene su posición, marcada por la coherencia, la firmeza y el sentido de Estado".

Las tres condiciones

En el caso de Navarra, aceptar el movimiento de Rivera supondría la ruptura del actual Ejecutivo, liderado por el PSOE en coalición con Podemos y Geroa Bai, que además contó con la abstención de EH Bildu.

"Si Sánchez fracasa, Ciudadanos tiene que se parte de la solución", expresó Albert Rivera que pide a Sánchez "una respuesta" y que "asuma estas condicones" en su "discurso de investidura". El presidente naranja considera que "no hay un candidato a la altura", pero ha lanzado este órdago que todavía tiene que "definirse" en colaboración con el PP.

Para Rivera, esta es una "oferta al límite", porque el objetivo es "decidir en cuestión de horas" porque faltan solamente 36 para que expire el plazo y España quede abocada a elecciones. Y uno de los elementos clave del movimiento de Cs es la preparación para el 155. "Tenemos que analizarlo", sentenció, y usó como motivo para ello el hecho de que Torra haya dicho "que no van a acatar la sentencia".

Desde la dirección de Ciudadanos, el objetivo es una abstención "de los dos" partidos, siempre y cuando el PSOE acepte esta situación. Es una labor a contrareloj, porque para Rivera, "no es una solución de partidos" sino "de Estado". 

"He planteado a mi partido ir de la mano del PP para buscar una solución de Estado", explicó Albert Rivera en un movimiento de última hora que ha sorprendido a propios y extraños. "Nosotros, Cs y PP estamos dispuestos a poner sobre la mesa una solución de estado, pero Sánchez tiene que comprometerse con España y con los ciudadanos españoles", sentenció.

Fuentes de Cs, además, apuntaron que no se trataría de "un acuerdo de legislatura", sino simplemente de "desbloquear" la situación. Además, el líder está abierto a una reunión a tres junto a Pablo Casado y el propio PedroSánchez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento