La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, junto al presiente del Senado, Manuel Cruz.
La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, junto al presiente del Senado, Manuel Cruz. EFE / Mariscal

El presidente del Senado, Manuel Cruz, catedrático de Filosofía por la Universidad de Barcelona, ha negado este martes haber cometido plagio alguno en su manual de "Filosofía contemporánea" de 2002, donde incluye "coincidencias mínimas entre comentaristas que han leído y trabajado sobre un mismo autor", ha señalado.

El equipo del presidente de la Cámara Alta ha emitido un comunicado a raíz de la información publicada en portada por el diario ABC , que detalla diversos párrafos textuales de otros filósofos incluidos en el libro de Cruz.

Son fragmentos de manuales y obras de hasta nueve filósofos de reconocido prestigio, asegura el rotativo, que Manuel Cruz "copió y pegó" sin citar ni entrecomillar, y en este sentido apunta a un mínimo de "quince plagios, claros y directos" de varios autores, como los profesores José María Mardones y Nicanor Ursúa.

También reseña la reproducción de párrafos textuales sin citar procedentes de la "Introducción a Heidegger" del filósofo italiano Gianni Vattimo y de la "Historia de la Filosofía" de Nicola Abbagnano. Sin embargo, el presidente del Senado afirma que no existe plagio en estas reproducciones, que explica como "coincidencias en afirmaciones sobradamente conocidas entre especialistas porque se hablan de las mismas obras y de los mismos autores clásicos".

Y agrega en el comunicado difundido por su equipo que su libro de 2002 "no se trata de una obra creativa propia, sino de un manual divulgativo para estudiantes en el que se incluyen datos biográficos y de la trayectoria de pensamiento de dichos autores". La nota remarca: "No se puede jugar con la honra personal y el prestigio de las personas. No todo vale. Este tipo de ataques inciden en el desprestigio de la política y en la desafección de los ciudadanos hacia ella y hacia las instituciones".

Manuel Cruz, dice el comunicado, es un catedrático "prolífico y reconocido" y un "intelectual ejemplar", autor de 34 libros y de numerosas publicaciones académicas y de pensamiento. "Su calidad docente e investigadora en la cátedra de Filosofía Contemporánea de la Universidad de Barcelona ha quedado acreditada a lo largo de una carrera de más de tres décadas", añade.

Recalca que además de publicar 34 libros, Cruz ha participado como compilador en 14 publicaciones académicas, es el único filósofo español que tiene los cuatro grandes premios de ensayo del país (Anagrama, Espasa, Jovellanos y Miguel de Unamuno" y cuenta con seis libros traducidos por editoriales italianas y dos vertidos al inglés, uno por la Columbia University Press.

El Gobierno sale en su defensa

El Gobierno ha salido en defensa del presidente del Senado de las acusaciones de plagio y ha asegurado que este caso no compromete su continuidad al frente de la Cámara Alta.

La ministra de Educación en funciones y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha defendido al presidente del Senado, y preguntada directamente si considera que este caso supone un problema para que siga como presidente del Senado, ha afirmado que no piensa que esto comprometa el futuro de Manuel Cruz.

En declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, la dirigente socialista ha puesto de manifiesto que Cruz es un filósofo reputado y ha indicado que, "más allá de un texto literal de dos líneas", un plagio consiste en hacer pasar como propia "una trama, una idea o un concepto", por lo que ha minimizado la polémica que afecta al presidente del Senado. "No me parece un plagio", ha dicho.

"Tiene todo el respeto profesional e intelectual, y esto no le corresponde", ha indicado sobre Cruz, aunque en todo caso, Celaá ha dicho que el presidente de la Cámara Alta dará explicaciones sobre este asunto.

Maroto: "Vamos a pedir las explicaciones oportunas"

"El presidente del Senado se había presentado como una persona con una reputación impecable. Yo no quiero hacer como hace el partido socialista, que primero tiran la piedra y después piden la explicación. Ese no es el estilo del Partido Popular". Así se refirió al asunto el portavoz popular en la Cámara, Javier Maroto. "Vamos a pedir las explicaciones oportunas", expresó. 

Maroto aclaró sus prioridades. "Yo creo que el señor Cruz tiene que dar explicaciones, no para salvar su imagen, que no nos importa, sino para salvar la imagen del Senado, que es una de las Cámaras que si nos importa y mucho", pero añade que ellos no van a "meter la pedrada en la cabeza y luego pedir la explicación" porque ese es "el estilo del PSOE".