Interior de una cárcel
Imagen de archivo del interior de una prisión. ARCHIVO

Alvin Kennard, un estadounidense de 58 años, lleva 36 años en la cárcel por robar 50.75 dólares en una pastelería cuando tenía 22 años. En ese momento, y debido a un hurto anterior, fue condenado a cadena perpetua por un juez que se amparó en la Ley de Delincuentes Habituales de Alabama.

Según ha publicado FoxNews, el juez David Carpenter ha modificado recientemente su condena para que pueda ser libre a sus 58 años.

"Me hago responsable de los hechos que cometí en el pasado. Pido perdón. Quiero tener la oportunidad de hacer bien las cosas ahora", ha dicho Kennard antes de escuchar la nueva sentencia del juez.

Su abogada explicó que si ese hurto se hubiese juzgado por las leyes actuales, Kennard no habría sido condenado a más de 20 años.

En el siguiente vídeo se puede apreciar cómo se emocionaron sus familiares al conocer la decisión del juez.