Benjamín y Ana, en 'First dates'.
Benjamín y Ana, en 'First dates'. MEDIASET

Con el verano dando sus últimos coletazos en el final de agosto, First dates ha querido rendirle homenaje a la época estival con una semana especial en el que el restaurante se ha transformado en un Beach Club. Las solteras y solteros que lo han visitado se han sentido transportados a un escenario típico de playa.

Además, cada día tanto la ambientación del restaurante como la indumentaria del staff estarán customizados para el desarrollo de distintas entregas temáticas. Este lunes fue el turno del Flower Power, que rindió tributo al amor y a la paz.

Con ese espíritu llegaron Ana y Benjamín, una pareja que se conocieron por Facebook hace dos semanas, pero que no se han visto en persona, solo por video llamadas. El sanluqueño quiso darle una sorpresa y eligió el local de Cuatro como lugar donde conocerse.

Benjamín le explicó a Lidia Torrent que "he conocido a una chica que me llevo muy bien con ella, como si fuera mi alma gemela, como si la conociera desde siempre. Me he dado cuenta que es la mujer de mi vida", afirmó. Y añadió: "Es como un clon mío, en versión mujer".

Ana reconoció a su llegada que "mis amigas me llaman ligona despistada porque no me entero cuando quieren ligar conmigo. O son directos, o no me entero".

Al verse en la mesa se fundieron en un abrazo mientras Torrent les recomendaba "que todo fluya y que nada influya". Pero el constructor no tardó ni un segundo en declararse: "Me gustaría ser el hombre de tu vida", mientras dejaba a la ilicitana sin palabras.

El sanluqueño no paraba de decirle a su cita que "te quiero en mi vida. Me quedo contigo", provocando su sonrisa mientras cenaban. "A mis amigas les he contado la historia de Benjamín y me dicen que es muy mono, pero que está loco porque no puede ser que en una semana diga que está enamorado de mí", señaló Ana.

En la decisión final no había dudas sobre la respuesta de Benjamín: "Claro que tendría una segunda cita con Ana. Una y veinte mil porque es simpática, divertida... ¡Qué me encantas!", admitió sonriendo. La ilicitana también quiso volver a quedar porque "me gusta su forma de ser y físicamente".

Pero hubo una condición: "Tienes que cambiar una cosa", le advirtió Ana. "Lo de mis exparejas [tema que trataron en la cena], te he visto un poco tenso y para mí eso es muy importante porque son personas que han formado parte de mi vida, pero no hay nada más que eso, no te hagas ninguna idea de que hay nada más. Y eso no lo voy a cambiar", concluyó.