Cocodrilo
Imagen de un cocodrilo de agua salada. fvanrenterghem / WIKIPEDIA

Un niño de 10 años murió devorado en Filipinas por un cocodrilo, que atacó al niño delante de sus hermanos, informan agencias internacionales. Los hechos ocurrieron cuando el niño, junto a dos hermanos y a su padre, cruzaba un río en el sur del país.

Según la agencia alemana DPA, el niño fue tirado del barco por el cocodrilo en el ataque. El padre perdió de vista al pequeño, cuyos restos fueron hallados horas después en un manglar cercano.

Las autoridades filipinas alertan de que se han incrementado los ataques de estos animales, en concreto de los cocodrilos de agua salada, que pueden alcanzar un tamaño de cinco metros y un peso de una tonelada.

El desarrollo de la población ha empujado a los reptiles a abandonar sus antiguos hábitats y buscar otros lugares donde cazar y alimentarse. El pasado mes de febrero, un niño de 12 fue atacado por otro cocodrilo, pero pudo zafarse de sus fauces gracias a que sus hermanos golpearon al animal con remos. Y en 2017, un pescador murió devorado, meses después de que una sobrina suya de 12 años sufriera la misma suerte.