Ana Baquedano con las pinturas que descubrió en julio.
La APN Ana Baquedano con las pinturas descubiertas en la Foz de Sigüés. HERALDO.ES

Un grupo de agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón han encontrado hace unas semanas unas pinturas rupestres en una pared rocosa de la foz de Sigüés, en la zona zaragozana de Jacetania. De acuerdo a los expertos, este hallazgo constituye el descubrimiento de un nuevo núcleo del llamado "arte esquemático", un estilo figurativo muy presente en la zona oriental de la península que, como apunta su nombre, se caracteriza por la simplicidad de sus trazos.

Según informa el diario Heraldo, las pinturas fueron descubiertas a mediados de julio, pero no ha sido hasta esta semana cuando han sido visitadas por un técnico de la Dirección General de Patrimonio de la DGA y por los profesores de la Universidad de Zaragoza Pilar Utrilla y Manuel Bea. Y, si bien el Gobierno de Aragón prefiere insistir en que hace falta un estudio más pormenorizado para confirmar "la autenticidad y el interés" de estas pinturas, Utrilla asegura que al ver los dibujos in situ no tuvo dudas al respecto.

"Se trata de cinco dedadas (manchas pintadas con los dedos) en rojo. No se puede decir la fecha en que se realizaron, pero se trata de un motivo frecuente en el arte esquemático presente en otras pinturas rupestres aragonesas, como las de Arén, Castillonroy, Estadilla o el río Vero", explicó.

Un equipo liderado por manuel Bea y el espeleólogo Mario Gisbert estudiará la zona y realizará prospecciones para buscar más pinturas, pero este hallazgo por sí solo, destaca Utrilla, "supone el descubrimiento de un nuevo núcleo de arte esquemático en el mismo ámbito que el de Salvatierra de Esca". "Están al comienzo o al final de la foz de Sigës, según se mire, en un lugar muy bonito que se encuentra situado en medio del farallón y desde el que las vistas son magníficas", detalla, subrayando que el lugar se corresponde con los emplazamientos habituales de las pinturas rupestres.

El hallazgo de las mismas tuvo lugar cuando los agentes revisaban las vías de escalada de la zona, tarea que realizan con el objetivo de asegurar que no afecten a los nidos de buitre o a otros animales. Así, la APN Ana Baquedano encontró unas manchas rojizas, distintas de la oxidación natural de la roca local, y avisó a la DGP para que las inspeccionase.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.