Josué besa a Susana, en 'First dates'.
Josué besa a Susana, en 'First dates'. MEDIASET

Solo hace falta un detalle para arruinar una cita... y las futuras. Eso es lo que les pasó a Susana y Josué en First dates este jueves. La joven tuvo un detalle con el barcelonés justo cuando se despedían que no le gustó, y por eso no quiso volver a quedar.

Susana llegó muy sonriente al restaurante de Cuatro, saludando efusivamente a Carlos Sobera y piropeándole: "Que guapo estás", le dijo. La joven no dudó en afirmar que "tengo mucho genio, soy súper impulsiva, hablo por los codos y aguantarme es complicado".

Ante tal definición, el presentador le preguntó por cómo le había ido en el amor: "Todavía estoy soltera porque soy un caballo indomable, los hombres se acercan a mí y en cuanto ven la movida, se van porque piensan que soy complicada de narices", reconoció. "He tenido bastantes novios, pero soy una fracasada sentimental. Todo el mundo piensa que ligo mogollón, que en la discoteca los hombres me hacen cola y no es verdad, debo de imponerles o algo porque no me como un rosco", añadió.

Orgullosa de ser de Badalona y de "ser más de barrio que los columpios", Susana afirmó que "aunque la pija se vista de seda, choni se queda, yo he nacido con eso dentro. Tengo algo barriobajero que me mueve por dentro y por más que intente ser fina, no puedo".

Su cita fue Josué, cocinero y tatuador que sorprendió por su atuendo a la dependienta: "Pensaba que iba con mallas de deporte", señaló Susana. "Me considero original porque soy yo mismo, no intento copiar a nadie", comentó el barcelonés.

Al ver a su pareja de la noche, el joven admitió entre risas que "sus tetas eran majas porque, aparte de que iba sin sostén y tenía su picardía, las miraba, pero sabía que no podía".

Ella siguió alabando su barrio: "Soy de Badalona y me tatuaría en el culo Made in Badalona de lo que yo la quiero. Siento un orgullo cuando Jorge Javier dice en la tele que es de Badalona que se me ponen los pelos de punta". Pero Josué no estaba tan convencido: "Para mi Badalona es lo peor, no me gusta nada ese barrio, pero si a ella le gusta...".

También hablaron de los tatuajes del barcelonés, que le contó que su cita una anécdota: "Tengo unos colegas un poco cabrones y a uno lo tengo tatuado debajo de la nalga porque perdí una apuesta. Fue un tatuaje a ciegas, no sabía que me iban a hacer". Susana, con cara de sorpresa, reconoció que "hay que ser friki para dejarse tatuar en el culo la cara de un colega. ¿Cómo te acuestas con un tío que tiene en la nalga al amigo?".

Al terminar la cena, ambos se dirigieron a la barra para despedirse de Lidia Torrent, Matías y el resto del equipo. En ese momento, Josué fue a darle un beso a Susana, pero la joven se percató y le hizo 'la cobra', por lo que el cocinero terminó besándola en la mejilla. "Ha sido una 'mini cobra'", se defendió la badalonesa.

Ese detalle fue lo que inclinó la balanza para Josué: "Iba a tener una segunda cita con Susana, pero después de 'la cobra', me ha echado para atrás y no la voy a tener". Y ella concluyó diciendo que "yo tampoco la tendría porque si no, desde el primer momento, me habría dejado llevar".