La ministra de Economía y Empresas, Nadia Calviño.
La ministra de Economía y Empresas, Nadia Calviño. EFE / Luca Piergiovanni

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional anunció este viernes el inicio de un proceso "abierto y basado en el mérito" para escoger al sucesor de Christine Lagarde al frente de la institución, con el objetivo de que sea designado el 4 de octubre.

En él se subrayará, agregó, "la importancia de que el candidato escogido tenga la requerida presencia global para liderar el Fondo, que está en el centro del sistema financiero global".

El plazo de recepción de candidaturas será del 29 de julio al 6 de septiembre, y la meta es completar el proceso el 4 de octubre con el anuncio del nuevo director o directora de la institución financiera internacional.

Lagarde, ex ministra francesa y la primera mujer en dirigir el FMI en sus 75 años de historia, comunicó a mediados de mes su renuncia formal tras conocerse su nominación para encabezar el Banco Central Europeo.

Su segundo mandato, renovado en 2016, concluía en julio de 2021. Con su salida del Fondo, se abre un complejo proceso de sucesión en el seno del organismo.

Fruto de una norma no escrita tras los acuerdos de Bretton Woods de 1944 en los que se fundó el FMI y su institución hermana, el Banco Mundial, las grandes potencias se repartieron la designación de la dirección de ambos organismos. Estados Unidos escoge al presidente del BM mientras que Europa selecciona al jefe del Fondo.

El Gobierno francés ha anunciado ya que coordinará los trabajos entre los países miembros de la Unión Europea (UE) para que el club comunitario presente un candidato único a liderar el Fondo.

Bruno Le Maire, el ministro galo de Finanzas, contó al final del encuentro del G7 en Chantilly de la semana pasada, que los países europeos buscarán una candidatura "de consenso, que sea sólida, creíble, y que permita a Europa seguir dirigiendo el FMI".

En las quinielas figuran el presidente del Eurogrupo, el portugués, Mário Centeno; la ministra de Economía española, Nadia Calviño; el expresidente holandés de ese mismo organismo Jeroen Dijsselbloem; el gobernador del banco central finlandés, Olli Rehn, y la directora ejecutiva del Banco Mundial, la búlgara Kristalina Georgieva.

Esta división de poder entre EEUU y Europa ha generado quejas por parte de las economías emergentes y organizaciones no gubernamentales (ONG), quienes han criticado la opacidad y que la elección no refleje el equilibrio de peso actual en la economía global.