Gustavo Machín
Gustavo Machín charla con 20minutos. JORGE PARÍS

¿En qué momento está la relación entre España y Cuba?
En un buen momento. Hay una historia continuada de buenas relaciones entre Cuba y España. Salvo un periodo, durante el Gobierno de Aznar, en el resto siempre hemos tenido muy buenas relaciones.

Yahora, ¿hacia dónde avanza?
Vamos a que nuestros vínculos sean cada vez más fuertes, donde haya una mayor presencia, por ejemplo, del empresariado español en Cuba. Debemos y estamos trabajando fuertemente en profundizar nuestros vínculos culturales, académicos y deportivos. Ambos países estamos comprometidos con avanzar mucho más.

¿Por qué?
Porque los dos países se lo merecen. En las relaciones entre Cuba y España no hay cabida para odios , contradicciones o cuestionamientos. Podemos tener diferencias, pero esas diferencias no deben constituir nunca el centro de nuestras relaciones.

¿Hasta qué punto que Trump vuelva a activar la Ley Helms-Burton puede ser un obstáculo a estas relaciones?
Tras los avances durante los tres últimos años de la administración Obama, con Trump se ha retrocediendo grandemente. Ha activado una ley que tiene un fuerte y abierto carácter extraterritorial, rechazada por la comunidad internacional. Esa ley busca evitar el flujo de capitales a las inversiones extranjeras en Cuba.

¿En qué puede afectar al inversor español?
Cuba está dando todas las garantías y todas las seguridades al empresario, al español y al de cualquier otro lugar del mundo que quiera participar en la economía cubana. Por otra parte, existen también todos los mecanismos de protección de la UE para que el empresario europeo esté bien protegido.

Cuando planteamos una visión comercial entre España y Cuba, desde aquí siempre pensamos en el turismo, ¿hay otras posibilidades de negocio?
España es el tercer socio comercial global de Cuba, y España es el primer socio comercial de Cuba en toda la UE. Además de en la hotelera, que es la más vistosa y conocida, el empresariado español está incursionando en la generación eléctrica, en la energía eólica, en la fotovoltaica, en la agroalimentaria. Estamos también trabajando en el tema de telecomunicaciones, estamos hablando también en la distribución interna. Está en todas las áreas.

¿Qué tal la relación de la embajada con la comunidad cubana en España?
Tenemos una política de tener amplias y fluidas relaciones con la comunidad cubana radicada en el exterior. No hay un divorcio, ni tiene que haberlo. Somos cubanos. La única premisa es que usted tiene que amar a ese país. Y yo pienso que esa es una premisa que no es muy difícil ¿no?

Depende del concepto que ustedes den a "amar el país".
Tú no amas a tu país cuando propones y apoyas políticas que afectan al pueblo de tu país. Me parece a mí. Y hay cubanos que lo hacen, hay cubanos en Estados Unidos que apoyan el bloqueo. Para mí no aman a su país, porque todos los aspectos de la vida diaria de un cubano son afectados por el bloqueo de los Estados Unidos. En cuanto a la comunidad en España, tenemos excelentes relaciones. Tenemos cinco consulados, cinco consulados en España...

¿Cuántos cubanos hay viviendo en España?
Unos 110.000 aproximadamente. Además hay que tener en cuenta que hay muchos nacionalizados a partir de la 'Ley de nietos'. Yhay toda una población flotante que van y vienen entre los dos países.

¿Dónde tienen los consulados?
El Consulado General lo tenemos en Madrid. Ytenemos también consulados en Santiago de Compostela, Canarias, Sevilla y Barcelona. Y en casi todas las comunidades hay asociación de cubanos con los que tenemos excelentes relaciones, que participan y colaboran con nosotros en actividades de tipo cultural, histórico, etc. Nuestros consulados están abiertos a todos los cubanos, independientemente de sus ideas políticas, inclusive si aman o no aman a Cuba. Los consulados cubanos atienden a todos los cubanos por igual.

¿En qué situación consideran que está la crisis de Venezuela?
La situación parece que está estancada. Inicialmente parecía que lo de Guaidó iba a tener –en un sentido o en otro– un final rápido, pero estamos en una especie de impasse.

¿Ycómo lo perciben desde Cuba?
Somos un país que defendemos con fuerza el respeto a la soberanía y la independencia y la no injerencia en los asuntos internos de los países. Siempre hemos tenido una posición muy clara y es que no debe haber injerencias externas. Y estamos viendo una descarnada de los Estados Unidos. Habló abiertamente de que hay que tumbar el Gobierno de Maduro, de impulsar la opción militar... los conflictos se tienen que solucionar por la vía negociadora.

Ha habido momentos en que se decía que España y Cuba son parte de una solución, acogiendo a dirigentes del régimen, incluyendo a Maduro.
No creo que esa sea la solución. Tiene que pasar por los propios venezolanos.

Pero llegados a un extremo...
Para nosotros, ese escenario extremo no debe manejarse.

Tras la muerte de Fidel Castro, ¿Cuba se encuentra en un periodo de transición con un calendario marcado?
Cuba es un país que tiene sus leyes, su institucionalidad. Desde el año 2010, en el que elegimos un nuevo presidente, iniciamos un proceso de transformaciones del modelo económico y social. Ha incidido también en la organización político-administrativa.

¿La Cuba de 2010 es muy diferente a la Cuba de 2019?
Sí.Y es muy diferente para bien y para mejor. Hemos estado introduciendo todos esos cambios, como en nuestra concepción de la propiedad, en las formas productivas, en organización territorial, en cómo concebimos nuestras políticas económicas... todo eso ha ido evolucionando.

¿Cómo ve Cuba dentro de 15 años?
La Cuba que me imagino es una Cuba muy desarrollada, con un fuerte ímpetu, pero aferrado a su mismo deseo de independencia y de soberanía. Me imagino una Cuba sin el bloqueo de los Estados Unidos, donde el pueblo cubano pueda recibir todos los beneficios que realmente nuestro sistema está encaminado a lograr. Todas las operaciones financieras cubanas son perseguidas, no recibir créditos... somos un país en desarrollo y el bloqueo nos daña de verdad.