Brote de ébola en la República Democrática del Congo
Miembros de la Cruz Roja y de los equipos de Entierros Dignos pero Seguros (SDB) en Beni, República Democrática del Congo. María Santto / Cruz Roja Finlandesa / EFE

 El Banco Mundial  anunció que destinará 300 millones de dólares para hacer frente al brote de ébola que azota a la República Democrática del Congo (RDC) desde agosto de 2018 y que se ha cobrado la vida de unas 1.715 personas hasta la fecha.

El anuncio de la institución financiera se produce una semana después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretara que este brote -el más letal de la historia de la RDC y el segundo del mundo tras la epidemia en África Occidental de 2014- supone una emergencia internacional.

Esta asistencia financiera estará compuesta por subvenciones y préstamos gestionados a través de la Asociación Internacional de Fomento (IDA), cuya misión es ayudar a los países en momentos de crisis.

"Las comunidades y los trabajadores del sector sanitario que están en la primera línea de la lucha contra este brote necesitan recibir de manera urgente más apoyo y recursos por parte de la comunidad internacional, para evitar que esta crisis se agudice en el país y cruce las fronteras", apuntó  la directora ejecutiva del Banco Mundial, la búlgara Kristalina Georgieva.

También este miércoles, la Agencia de EE UU para el Desarrollo Internacional (Usaid) informó de que destinará 38 millones de dólares para esta misma causa, 15 de los cuales irán a parar directamente a las arcas de la OMS.

 La Unión Europea ha aprobado este jueves una ayuda suplementaria de 30 millones de euros. "La lucha contra la epidemia en la RDC se encuentra en un momento crucial", consideró el comisario europeo para Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, en un comunicado divulgado en Nairobi.

Estos 30 millones de euros se suman a los 47 millones que la UE ya ha destinado a esta causa desde agosto de 2018, cuando el brote fue anunciado oficialmente por el Ministerio de Salud congoleño.

El virus del Ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados, provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar una tasa de mortalidad del 90% si no es tratado a tiempo.