Brote de ébola en la R. D. del Congo
Miembros de la Cruz Roja actúan tras una muerte por un posible caso de ébola en Beni, República Democrática del Congo. Maria Santto / Cruz Roja Finlandesa / EFE

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este miércoles que el brote epidémico de ébola en la República Democrática del Congo (RDC) se ha convertido en una emergencia sanitaria de alcance internacional, pero dijo que esto no debe provocar que alguno de los países vecinos cierre su frontera.

La decisión fue tomada por recomendación del Comité de Emergencia de la OMS y ha seguido al primer caso confirmado de ébola en la ciudad de Goma, capital de la provincia de Kivu Norte, localizada a 350 kilómetros de lo que hasta ahora es el epicentro de este brote y a escasos 20 kilómetros de la frontera con Ruanda.

El comité ha señalado tras su decisión que pedirá al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que proceda a emitir una declaración formal de emergencia internacional.

"Si bien no hay pruebas aún de una transmisión local del ébola en Goma, RDC o Uganda, estos eventos representan una preocupante expansión geográfica del virus", ha sostenido Tedros.

La OMS aclaró que no recomienda ninguna restricción de viajes o comercio con la RDC porque en lugar de ayudar a la contención del virus, porque más que detener el ébola podría dañar la lucha (contra el virus)".

"Esas restricciones fuerzan a la gente a usar pasos fronterizos informales y no vigilados, lo que incrementa el potencial de expansión de la enfermedad", ha explicado Tedros.

Según los últimos datos del Ministerio de Salud congoleño, hasta la fecha se han detectado un total de 2.512 casos --2.418 confirmados y 94 probables-- y 1.676 muertes a causa del brote. Las autoridades confirmaron el domingo el primer caso en la ciudad de Goma.