La consejera municipal de Hacienda, María Navarro.
La consejera municipal de Hacienda, María Navarro. EUROPA PRESS

En rueda de prensa tras las primeras comisiones de Economía, Innovación y Empleo y de Presidencia, Hacienda e Interior, Navarro ha pedido a todos los grupos "un cambio radical en las formas", para dejar a un lado "la política del insulto y ser capaces de que prime el sentido común". "En la política local a veces la ideología hay que guardarla en el bolsillo y hacer política para los ciudadanos con sensatez, con sentido común y con altura".

Navarro ha afirmado que la situación económica del consistorio es "delicada", si bien el equipo de gobierno aún está a la espera de conocer el resultado de la auditoría que ha solicitado. "En contratación en 2018 el Ayuntamiento cerró con un gasto indisciplinado de pago de facturas sin contrato por importe de 53 millones de euros".

"Es inaceptable que la quinta ciudad de España tenga semejante volumen de pago de facturas sin contrato", ha lamentado, para observar que es un problema "que no podremos solucionar ni en uno ni en dos meses", sino que "tendremos que poner la maquinaria del servicio de contratación en marcha y es un problema que se podría incrementar en los próximos meses".

Ha avanzado que el nuevo gobierno llevará a pleno los reconocimientos de obligaciones "para dar la máxima transparencia" y ha criticado que el anterior consejero de Hacienda, Fernando Rivarés (ZEC), firmó "hasta 17,9 millones de euros de facturas sin contrato firmadas por decreto en los últimos dos meses".

El nuevo equipo de gobierno elevará a pleno para su aprobación "todas las facturas sin contrato, con legalidad y cumpliendo la ley", así como reforzará el servicio de contratación y se ha puesto en marcha una oficina transversal de contratación para supervisar la actividad de las ocho áreas de gobierno. "Con una buena contratación habría un ahorro del 30 o el 35 por ciento", ha asegurado.

DEUDA

María Navarro se ha referido también al informe provisional de la Cámara de Cuentas que "pone de manifiesto el problema que existe en la contratación municipal" y la "ingente" cantidad de sentencias condenatorias". "Hay un volumen elevadísimo de sentencias judiciales y de deuda", ha advertido.

Ha detallado que el nivel de endeudamiento del consistorio supera el 110 por ciento y alcanza el 116 por ciento, por lo que "el ayuntamiento no se puede endeudar a largo plazo" y solo puede acudir al fondo de impulso económico para pagar las sentencias condenatorias firmes que existen. Ha precisado que la deuda se eleva, a fecha 31 de diciembre de 2018, a 863.622.442 euros.

"La situación es complicada, en septiembre se conocerán los datos de la auditoría y cuando esté se verá cómo se hacen las ordenanzas fiscales y el presupuesto" del próximo año, ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.