Más de un centenar de personas han participado este sábado en una acción de restauración y concienciación medioambiental junto a Playa Jardín y el Castillo de San Felipe de Puerto de la Cruz, en Tenerife, consistente en el desmonte ordenado de las torres de piedras que algunas personas habían ido levantando en la zona, así como en la limpieza del lugar.

La actividad la ha organizado la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello, en colaboración con el área de Ciudad Sostenible del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, el área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife y la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambientales de Tenerife, entre otras instituciones y colectivos.

El presidente de la entidad organizadora, Jaime Coello, ha alertado de los perjuicios que supone para el medio natural la proliferación de modas como los amontonamientos de piedras o los dibujos e inscripciones sobre las rocas.

"Si estamos alterando el ecosistema, estamos alterando el hogar de estos animales, y lo que estamos provocando es que esos animales desaparezcan de la zona, tengan que irse a otros lugares", ha explicado este divulgador ambiental.

Miembros de la corporación municipal, entre ellos el alcalde, Marco González, y el concejal de Ciudad Sostenible, David Hernández, también han participado en esta iniciativa y han resaltado el compromiso del consistorio portuense con el medio ambiente y la importancia de realizar una actuación como esta en una zona de alta densidad turística, por su visibilidad, su valor simbólico y su efecto didáctico.

"Estamos frente a lo que es un verdadero atentado al paisaje natural. No solo debemos tomar conciencia, sino acción", ha denunciado el primer edil.