Mascotas
Dos personas pasean a sus respectivos perros en un parque. EUROPA PRESS

Sacrificio cero, mayor protección y mejor convivencia con las personas. Son los principales objetivos de la nueva ordenanza municipal de Protección, Bienestar y Tenencia Responsable de Animales que el Ayuntamiento de Sevilla aprobará este viernes en fase inicial. La norma contempla, entre otras cuestiones, la prohibición del maltrato psicológico a los animales, la presencia de mascotas en parques infantiles o los ruidos que impidan la tranquilidad vecinal. Además, el Consistorio iniciará en septiembre el plan de control de las cotorras exóticas invasoras y de potenciación de las especies autóctonas.

Entre las nuevas prohibiciones que incluye el texto –que tras su aprobación inicial entrará en fase de alegaciones para su posterior debate y aprobación definitiva– destaca el maltrato psicológico a los animales, el sacrifico eutanásico, "salvo con garantías reguladas", la administración de sustancias tranquilizantes y el esparcimiento de azufre u otras sustancias no autorizadas en la vía pública para repeler a los animales. Igualmente, el documento no permitirá la circulación de perros que acompañen a vehículos a motor, bañar a los animales en las fuentes ornamentales ni que los animales de compañía permanezcan en los parques infantiles.

En cuanto a las mascotas, la ordenanza municipal prohíbe "perturbar la tranquilidad vecinal con ruidos emitidos por los animales", especialmente en horario de 23.00 a 7.00 horas, adecuándose así la norma a la de protección ambiental en materia de ruidos y vibraciones. Asimismo, la responsabilidad ante cualquier irregularidad se amplía a la persona que lleve al animal y no solo a su propietario. Este, por otro lado, tendrá un plazo de 72 horas para comunicar cualquier alteración en la tenencia, ya sea por muerte, cambio de domicilio, cesión o venta.

La utilización de animales en exposiciones, concursos y circos estará sujeta no solo a la autorización de la Junta, sino también a un informe favorable de los veterinarios municipales. Y, además, se incrementará el control sobre los establecimientos de venta. En el caso de los animales potencialmente peligrosos, estos no se podrán vender hasta que el comprador acredite que tiene la licencia pertinente.

Las multas por no cumplir con esta ordenanza oscilarán entre los 75-500 euros de las infracciones leves –como dar de comer a los animales abandonados en la vía pública– a los 2.001-30.000 euros de las muy graves –mutilar con fines estéticos, por ejemplo–, pasando por los 501-2.000 euros de las infracciones graves, como no realizar las vacunaciones necesarias.

Plan contra las cotorras

Por otro lado, el Ayuntamiento pondrá en marcha a partir de septiembre el primer plan municipal de control de las cotorras exóticas invasoras (cotorra de Kramer y Argentina) y la potenciación de las especies autóctonas, a través de un contrato licitado por 137.400 euros, para frenar la presencia de una "población excesiva" de estas aves que "ponen en riesgo la pervivencia de otras autóctonas" y velar por la "salud pública".

El control se llevará a cabo mediante la utilización de cajas jaula (15 en suelos y azoteas de edificios municipales y otras tantas en árboles del parque de María Luisa), con capacidad cada una de ellas para entre 12 y 15 cotorras; colocación de cebaderos en los árboles para que las aves bajen; utilización de redes de captura; y esterilización de huevos. La captura en vivo se efectuará entre octubre de este año y marzo de 2020, mientras que entre febrero y mayo del próximo año se llevará a cabo la esterilización. Las jaulas trampas, asegura el Ayuntamiento, serán "respetuosas" con el bienestar del animal, por lo que contarán con agua y comida.

Paralelamente, se instalarán 30 cajas nido específicas para potenciar a la especia autóctona del murciélago Nóctulo Mayor en el interior o inmediaciones del parque de María Luisa, garantizando así que no serán invadidas por otras especies. Y otras 15 cajas para las aves insectívoras que compitan con la cotorra de Kramer. Por último, se colocarán cinco vasijas de barro destinadas al cernícalo primilla.

Un servicio externo evaluará la efectividad del plan para estudiar si se extiende posteriormente a otras zonas de la ciudad.

Adopciones de animales

A lo largo del pasado año llegaron al Zoosanitario de Sevilla un total de 4.208 animales (2.939 en el primer semestre de 2019), de los que el 45% fueron aves, un 31% perros y un 21% gatos. A estos se suman équidos, reptiles y especies diversas. 

Un total de 959 perros fueron adoptados el pasado año de los 1.110 que eran susceptibles de serlo, lo que supone un 86%. Se adoptaron también 338 gatos de 663 (51%). Entre enero y junio de este ejercicio se han adoptado 458 canes de 550 y 189 gatos de 292.

El Ayuntamiento pide a la ciudadanía que "antes de abandonar" a los animales y "someterlos a tamaño sufrimiento", pueden trasladar a sus mascotas al Zoosanitario, donde ingresan "sin coste alguno" para el dueño.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.