Después de una semana de rumores, el cantante Alejandro Sanz y su mujer, Raquel Perera, han insinuado en Instagram que se separan. La pareja ha publicado el mismo mensaje en la red social en el que todo parece indicar que han puesto fin a su relación.

"Un amor puro y comprometido. Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será", comienza el enigmático comunicado.

"Lo eterno tiene la complejidad y la ventaja de transformar las maneras de amarse en otras direcciones, sin destruir el cariño, la lealtad y la responsabilidad conjunta sobre nuestros hijos. Nuestra familia está por encima de cualquier cosa... es diversa y bella, como la vida, y así permanecerá", prosigue el mensaje.

La pareja concluye asegurando que "el mundo cambia, nosotros también, siempre amorosamente. Gracias por respetarlo".

Las sospechas comenzaron cuando Perera acudió sin acompañante a la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio en Sevilla el pasado mes de junio, y dejó entrever a algunos invitados que ya no convivía con el cantante.

Sanz contrajo matrimonio en 2012 con Perera, que entonces era su asistente personal, y fruto de su matrimonio surgieron sus dos hijos más pequeños, Dylan y Alma.