Reproducción asistida
Fecundación in vitro. CREATIVE COMMONS

Una pareja de Nueva York (EE UU) ha demandado a la clínica de fertifilidad CHA tras dar a luz a dos varones gemelos que no eran sus hijos genéticos. Como consecuencia de este cruce de embriones, los demandantes han sido obligados a entregar a los bebés a sus padres biológicos reales y han denunciado por daños físicos y emocionales al centro médico.

Los dos afectados, según publica CNN, responden a las iniciales de A. P. y Y. Z. y son de origen asiático. Un factor que ha resultado ser determinante para darse cuenta del fallo de la clínica, pues ninguno de los dos bebés a los que dieron a luz presentaba rasgos asiáticos.

Según la demanda, el matrimonio acudió en 2018 a la clínica CHA y se quedaron embarazados en septiembre de 2018 tras un primer intento fallido. En total, la pareja se ha gastado casi 90.000 euros en el tratamiento, que incluye la comisión para los médicos, los servicios especializados, la medicación, los gastos de laboratorios y de transporte.

La pareja se mostró "confundida" tras la primera ecografía en la que se veía a dos varones, cuando se suponía que únicamente un embrión había sido implantado en el útero de la mujer. En ese momento, la clínica les explicó que las ecografías no son suficientemente excatas ni un examen definitivo, relata la demanda judicial.

"Los demandantes se quedaron en shock cuando vieron que los bebés habían dado a luz no correspondían a sus embriones. El test de ADN así lo confirmó y la pareja tuvo que entregar a los dos recién nacidos a sus verdaderos padres genéticos. De hecho, cada bebé correspondía a una pareja diferente que también había acudido a CHA para tener familia", explican los abogados.

La pareja afectada todavía no sabe qué ha pasado con el material genético que entregó a la clínica y esta no se ha pronunciado al respecto.