La candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, esta semana en la Asamblea de Madrid.
La candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, esta semana en la Asamblea de Madrid. Jesús Hellín - Europa Press

El Partido Popular trabajará contrarreloj hasta el mismo miércoles para tratar de evitar que se produzca el primer pleno de investidura sin candidato de la historia de la Comunidad de Madrid.

Para ello tendrá que convencer al presidente de la Asamblea, el diputado de Ciudadanos Juan Trinidad, de que Isabel Díaz Ayuso tiene opciones reales de recibir el apoyo de los diputados de la formación naranja y, lo que a esta hora parece más alejado, también el de los de Vox.

Fuentes del PP confirman que Ayuso tiene "confianza" y "convicción" en poder revertir la situación. El equipo negociador de los populares está trabajando en paralelo con sus dos potenciales socios de investidura, aunque el gran reto de Ayuso será lograr que puedan llegar a un entendimiento entre ellos.

El acuerdo entre PP y Ciudadanos está muy próximo, como ya han avanzado públicamente ambas formaciones y en estos días se estaría trabajando en un acuerdo de Gobierno claro y puliendo los detalles de la estructura del próximo Ejecutivo.

Con Vox, el objetivo del PP es que "sientan que sus demandan quedan reflejadas" en el nuevo Gobierno del que, en cualquier caso, solo formarían parte populares y Ciudadanos.

Cs no negocia con Vox

El principal escollo para lograr que Vox apoye a Ayuso no es, sin embargo, la postura del PP, sino el "veto" que desde la candidatura de Rocío Monasterio perciben de parte de Ciudadanos.

En Ciudadanos, la postura sigue siendo la misma desde el inicio de las negociaciones. Solo pactarán con el PP, su "socio preferente" y, después, presentarán el acuerdo al resto de grupos esperando recabar suficientes apoyos.

Aguado insistió el pasado viernes en que a Ciudadanos le "corresponde intentar llegar a un acuerdo con el PP y, luego, que el resto de partidos que decidan lo que quieren hacer".

Lo cierto es que el único apoyo que realistamente podrían obtener PP y Cs viene precisamente de Vox. Monasterio ha puesto como requisito que los tres partidos firmen un documento conjunto por el que tanto PP como Cs se comprometan a cumplir sus tres principales reivindicaciones: "bajada de impuestos, libertad de los padres para educar a sus hijos y la legalidad en tema de inmigración".

Tres puntos "perfectamente asumibles"

La perspectiva de que Vox y Ciudadanos acabarían por entenderse antes de la investidura ha perdido fuerza después de que la fromación dirigida a nivel nacional por Santiago Abascal no diera su brazo a torcer en la Región de Murcia y tumbara el pasado jueves la investidura del popular Fernando López Miras.

"Vox también tendrá que decidir si quiere bloquear en la Comunidad en la Comunidad de Madrid o si quiere permitir que arranque la legislatura", añadió Aguado el viernes.

Desde Vox aseguran que Ciudadanos no se ha puesto en contacto con ellos aunque aclaran que no es necesario que se produzca una reunión. Los votos de Vox irían a la candidatura de Ayuso y Aguado siempre que existiera un compromiso por escrito por parte de ambos con los tres puntos que Monasterio cree que son "perfectamente asumibles" por los dos partidos.

La portavoz de Vox declaró el viernes que iban a seguir «con la mano tendida», aunque fuentes del partido advierten de que si Ciudadanos persiste en su actitud de establecer un "cordón sanitario" y no firmar ningún acuerdo con Vox, sus diputados no "regalarán sus votos".

El pulso continuará probablemente hasta el mismo miércoles y, si no se produce ningún cambio de última hora, el Gobierno de la Comunidad podría no ser investido hasta después de verano.

Consulta aquí más noticias de Madrid.