United Airlines
Aterrizaje de un vuelo de United Airlines, en una imagen de archivo. Philippe Noret / WIKIMEDIA COMMONS

Un menor de 14 años de Carolina del Norte (EE UU) vivió el pasado domingo una experiencia que probablemente no olvidará jamás. El chico, que subió a un avión de United Airlines para dirigirse a Estocolmo (Suecia), casi acaba en el país equivocado por un error de una de las aerolíneas.

Anton Berg, que viajaba como menor no acompañado, tenía previsto volar de Raleigh a Estocolmo (Suecia) haciendo escala en el Aeropuerto Internacional Newark Liberty (EWR) de Nueva Jersey.

Una vez en EWR, Anton fue guiado a un vuelo de Eurowings con destino a Dusseldorf (Alemania). Cuando se dio cuenta del error, ya estaba montado en el avión, así que avisó a sus padres a través de un mensaje de texto.

La madre del menor, Brenda Berg, intentó ponerse en contacto con United vía telefónica, aunque sin éxito, por lo que comenzó a escribirles a través de Twitter avisando del fallo: "Es un menor no acompañado que va a ARN. Probablemente pongas a otro chico en su lugar que se supone debe ir a Alemania. El ARN despegará en cualquier momento. El vuelo de Eurowings a DHE se ha detenido en la pista. ¡Haz algo! Llámame".

Brenda continuó tuiteando durante todo el calvario, que duró más de una hora, hasta que finalmente alguien se dio cuenta del error y devolvió a Anton a la terminal de Newark. El menor fue reubicado en un vuelo a Copenhague y finalmente llegó a Estocolmo el lunes.

"Cuando alguien dice 'menor no acompañado, avión equivocado, país equivocado' todo el mundo debería reaccionar", dijo Brenda a WRAL, añadiendo que fue un "fracaso cósmico" por parte de United Airlines.

Eurowings, por su parte, dijo en un comunicado que Anton había "recibido por error una tarjeta de embarque de la compañía", que estaba embarcando en una puerta cercana al vuelo de Scandinavian Airlines, que es el que tenía que haber cogido el menor. Eurowings añadió que la tripulación "reaccionó inmediatamente e informó al capitán" antes de que el avión despegara.

United también ha emitido una disculpa por el incidente: "La seguridad y el bienestar de todos nuestros clientes es nuestra principal prioridad y hemos estado en contacto frecuente con la familia del joven para confirmar su seguridad y disculparnos por este problema".

Los padres de Anton, Christer y Brenda Berg, habían pagado a United Airlines 150 dólares adicionales para que la compañía escoltara al chico hasta el vuelo correcto.