La capitana del barco de la ONG alemana Sea Watch, Carola Rackete, detenida en Italia por llevar sin permiso a 40 inmigrantes a la isla de Lampedusa, ha quedado este martes en libertad, según ha informado la propia organización.

La activista, de 31 años, fue detenida en la madrugada del sábado y puesta en arresto domiciliario tras atracar sin autorización en Lampedusa para desembarcar a 40 inmigrantes rescatados el 12 de junio en el Mediterráneo central y que llevaban 17 días en el mar esperando puerto.

La jueza de Agrigento, Alessandra Vella, no ha convalidado este martes su detención y ha rechazado el delito de "resistencia y violencia a una nave de guerra", del que se la había acusado por saltarse el alto de la Policía y golpear a una nave militar.

Amenazas a la capitana

Carola Rackete ha sido trasladada a un "lugar seguro" tras haber recibido "amenazas", según ha dicho este miércoles en Berlín un portavoz de la organización que no quiso precisar en dónde se encuentra en estos momentos. "Hubo algunas amenazas", dijo Ruben Neugebauer, quien agregó que Rackete, de 31 años, "se encuentra bien", aunque preguntado sobre si todavía está en Italia no quiso precisar el lugar en el que se encuentra.

Neugebauer dijo que más adelante informarán de la situación de Rackete y que por el momento la ONG no dará más detalles de las razones del traslado de la capitana.

Anoche, tras ser puesta en libertad, Rackete declaró que la decisión de la justicia italiana es "una gran victoria para la solidaridad" con los migrantes y refugiados y en contra de los que "criminalizan a quienes los rescatan en muchos países de Europa".