DAVID BECKHAM Y SU HIJA HARPER
David Beckham y su hija Harper, en un partido del Mundial de Francia. GTRES

El Mundial de Francia no deja de acaparar titulares. El campeonato de fútbol que se está disputando este verano está consiguiendo que cada vez más personas se habitúen (y se aficionen) al mal llamado fútbol femenino (a partir de ahora habrá que poner, se supone, el adjetivo masculino en el fútbol que practica el otro género.

Y en las gradas de uno de los estadios del Mundial, en Le Havre, aparecieron este jueves el exjugador del Real Madrid David Beckham y su hija Harper, que asistieron al encuetro que disputaron las selecciones de Noruega e Inglaterra.

Eran los cuartos de final y padre e hija difrutaron de la victoria de su combiando nacional por cero goles a tres. Aunque lo más curioso fue descubrir esa faceta de padrazo con momentos enternecedores entre ambos...

...y de polémicas, porque el diario The Sun tituló su noticia del evento con un "David Beckham besa en los labios a su hija Harper OTRA VEZ [sic]", lo que no gustó nada a muchos usuarios de las redes sociales que le afearon el gesto al tabloide y asegurando que solo es un padre que ama a su hija de 7 años.

Como curiosidad, entre algunos de los periodistas que, por el otro lado, atacaron al exfutbolista por su actitud estaba Piers Morgan, el "Jaime Peñafiel" de Meghan Markle, uno de los principales azotes de la duquesa de Sussex.

Sin embargo, el partido continuó y, por unas causas u otras, al final cada gesto se volvía fácilmente detectable por las redes sociales, lo que convertía a David y Harper Beckham en virales instantáneos.

Como cuando un niño se quedó ojiplático, estupefacto, anonadado, picueto, boquiabierto y cualesquiera del resto de sinónimos que se les ocurra cuando vio que estaba sentado muy cerca de su ídolo.

"Todos somos este niño cuando aparece David Beckham", expresó un tuitero en un mensaje que poco tiempo después ya había cosechado 5.000 likes y empezaban a usar otros usuarios con igual relevancia.

También encantaron la mantita que le dejó el patriarca del clan Beckham a su hija para que se tapara, o la gran bolsa de M&Ms que le dio a Harper para que disfrutara de sus compatriotas mientras ganaban el encuentro.

Pero lo mejor había llegado poco antes, tras el segundo gol (golazo) de la selección inglesa, obra de Lucy Bronze, de un magnífico disparo desde fuera del área. Porque, de repente, David Beckham se olvidó de su hija y fue a chocarla la mano a una señora que estaba sentada a su izquierda.

¿Qué pasaba? Que su hija estaab justo debajo proponiéndole a su padre otro high five que el exjugador no vio hasta que la propia Harper le tuvo que llamar la atención para que lo celebrara también con ella.

Tras el encuentro, David Beckham colgó una fotografía en Instagram con las jugadoras del combinado nacional inglés, a lo que añadió un mensaje de apoyo y superación.

"Soy muy afortunado de haber visto a las chicas antes del gran partido de esta noche", escribió Beckham. "Como jugador, sé exactamente lo mucho que significa jugar estas competiciones y tener el apoyo de casay de tu tierra".

"Solo quiero manifestar lo orgullosos que estamos todos de cada una de las jugadoras. ¡Lo están haciendo increíblemente bien y el país entero está con ellas! Como podéis ver, Harper también estaba muy emocionada por conocer al equipo y por ver el encuentro. Vamos Inglaterra", sentenció.