Celestino Corbacho, alcalde de Hospitalet.
Celestino Corbacho, ministro de Trabajo (FOTO: ARCHIVO) ARCHIVO
El alcalde de l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Celestino Corbacho Chaves, se ha convertido en el nuevo ministro de Trabajo -que deja de llamarse Trabajo y Asuntos Sociales- del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en sustitución de Jesús Caldera. Nacido en Valverde de Leganés (Badajoz) en 1949, lleva al frente de la Alcaldía desde el año 1994, y también preside actualmente la Diputación de Barcelona, donde sustituyó al ex alcalde de Cornellá y presidente del PSC, José Montilla.

Como Montilla, Corbacho es catalán de adopción. Socialista de pro, fue concejal desde 1983, asumiendo durante las legislaturas posteriores el cargo de portavoz del grupo socialista, ponente de la concejalía de Urbanismo así como responsable de la planificación de Presupuestos Municipales. Corbacho fue escalando posiciones hasta alcanzar el sillón del primer edil dentro del ayuntamiento.

Militante socialista

Además, este extremeño afincado en Cataluña desde su más tierna infancia es miembro de la Federación de Municipios de Cataluña (FMC)y de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP). Desde el año 1976, tras la muerte del dictador Francisco Franco como ya hicieran tantos otros, milita en el partido socialista. En el año 2000 se integró dentro del Comité Federal del PSOE, participando así en el XXXV Congreso federal de donde salió elegido Secretario General José Luis Rodríguez Zapatero.

Crítico con la inmigración aunque contrario a la propuesta de Mariano Rajoy de establecer un contrato de integración, Corbacho se ha caracterizado por saber combinar proyectos conjuntamente. Actualmente, también es presidente de la Entitat Metropolitana del Transport.

En sus últimas intervenciones públicas, y a raíz de que su nombre saltara a la palestra mediática como posible ministro, Corbacho no ha ocultado su deseo de ostentar la cartera de Fomento.