Audiencia Provincial de Oviedo
Audiencia Provincial de Oviedo. EUROPA PRESS - Archivo

Una mujer con un trastorno límite de la personalidad que estaba acusada de un delito de abuso sexual por mantener relaciones consentidas con un joven de 15 años en Gijón ha aceptado una pena de dos años de prisión.

El acuerdo entre la defensa y la Fiscalía, que inicialmente solicitaba una pena de tres años de cárcel, ha evitado la celebración de la vista oral que estaba señalada este miércoles en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias.

La defensa había presentado dos informes médicos según los cuales la mujer presenta un trastorno de la personalidad que equipara su edad mental con la de una niña de 14 años.

Según el informe de la Fiscalía asumido por la mujer, la procesada mantuvo relaciones sexuales completas en el domicilio de los padres del adolescente y en algunos portales de Gijón en los que no había gente, y en algunas ocasiones le practicó una felación.

Las relaciones, en las que no se empleó fuerza ni violencia y todas fueron consentidas, se prolongaron durante todo el mes de enero del pasado año, hasta que el menor decidió romper con ella al enterarse su madre de lo que ocurría.

El menor, que cumplió 16 años el pasado mes de abril, no ha presentado secuelas emocionales, sin perjuicio de que puedan aparecer en el futuro y puedan afectar a su vida sexual, social y afectivo emocional, según el Ministerio Público.

Según el informe forense incorporado a la causa, la mujer padece un trastorno límite de la personalidad con un déficit acusado de autoestima, un trastorno de la personalidad dependiente y labilidad emocional, que le merma notoriamente su imputabilidad en su capacidad de querer y comprender sus actos.