Cartera
Imagen de archivo de una cartera con 50 euros. GTRES

Tres años y medio millón de dólares. Es lo que costó a un grupo de investigadores llevar a cabo un ambicioso estudio para saber cómo se reacciona en cada país cuando un ciudadano se encuentra una cartera.

El estudio, publicado por la revista Science y recogido por Gizmodo, consistió en que 13 investigadores viajaran por todo el mundo, en concreto a 355 ciudades de 40 países. En bancos, teatros, hoteles y otros sitios públicos entregaron una falsa cartera perdida, diciendo que la habían encontrado.

Todas las carteras eran de plástico transparente, y en todas ellas había una lista de la compra, una tarjeta de visita con los datos del supuesto propietario, una llave. Algunas estaban vacías y otras tenían una cantidad de dinero que oscilaba entre los 13,45 dólares (11,8 euros) y los 94,15 dólares (82,62 euros).

En términos generales, sólo el 40% de las personas se molestaron en contactar con el falso propietario de la cartera cuando la cartera no tenía dinero, porcentaje que subía al 51% si había poco dinero. En cambio, cuando la cartera contenía mucho dinero, el 72% de las personas intentó devolverlas.

Christian Lukas Zünd, uno de los autores del estudio, explicó que es más probable que la gente devuelva una cartera cuando tiene más dinero "por una combinación de altruismo y lo que llamaríamos aversión al robo, que es un rechazo a sentirnos como un ladrón".

Por otro lado, las carteras que no tenían llave pero sí dinero eran devueltas con menos frecuencia que las que tenían ambas cosas. La llave, creen los investigadores, podría motivar a más personas a actuar de manera desinteresada.

Por países

La mayoría de personas que participaron en el estudio en países como Suiza, Países Bajos o Noruega devolvieron la cartera, sin importar si tenía dinero o no. En cambio, en China, Malasia y Perú la devolvían en menor medida, si bien el porcentaje mejoraba cuando había dinero en ellas. El único lugar donde la lógica se invirtió (es decir, se entregaron más carteras sin dinero que con dinero) fue en Perú y México, y los investigadores no saben por qué.

Los países con fuerte sistema de seguridad social, menos desigualdad financiera y alta participación política, como los nórdicos, apoyan más la idea de que hay que ayudar a cualquier persona, sea o no conocida. En cambio, en países con más altos de religiosidad registraban tasas más altas de carteras devueltas.

En el caso de España, el porcentaje de carteras sin dinero superó el 50%, mientras que alcanzaba el 60% en el caso de carteras con dinero.

Carteras