Emmanuel Macron
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante la la Cumbre MED7 del sur de Europa, en La Valeta, Malta. DOMENIC AQUILINA / EFE

La secretaria de Estado francesa para Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin, dijo este domingo que pedirán a los eurodiputados de Ciudadanos que aclaren si siguen siendo miembros de su grupo y si apoyan pactar con la ultraderecha de Vox.

En una entrevista en la emisora France Inter, De Montchalin, cuyo partido es aliado de Ciudadanos en el Parlamento Europeo, reiteró que la formación del presidente francés, Emmanuel Macron, "no transigirá" con cualquier entendimiento con la extrema derecha.

"Vamos a pedir a los eurodiputados de nuestro grupo [Renew Europe] muchas aclaraciones sobre si apoyan o no lo que está pasando en su país, y en función de eso sacaremos las conclusiones. Hay que volver a preguntarles si siguen siendo miembros de su partido o no", señaló.

"Hay mucha gente, por lo que he leído en la prensa española, que considera que respecto a lo que era Ciudadanos al principio ahora está muy lejos del espíritu con el que se creó, que era un poco como En Marcha [el movimiento de Macron], que quería romper la dinámica izquierda-derecha", continuó De Montchalin.

Preguntada por los entrevistadores si esas exigencias no suponen una injerencia en los asuntos internos de otro país, la responsable matizó que habla "solo del grupo en el Parlamento Europeo", que ha sido bautizado como Renew Europa (Renovar Europa) y cuyo principal contingente son los 21 diputados de En Marcha.

"Nos gustaría que en nuestra carta de valores comunes se diga claramente que no apoyamos alianzas con gente antiinmigrante y neofranquista como los partidos de extrema derecha en España", añadió.

Las palabras de Montchalin se suman a las que ya manifestó esta semana a varios medios españoles, en las que confesó su "gran preocupación" ante los eventuales entendimientos con Vox en la formación de las alcaldías en los municipios españoles.

"Consideramos que la alianza con la extrema derecha como hemos visto en España no es una opción", dijo De Montchalin. "Es una decisión que el grupo debe tomar sobre los límites, qué pertenece y qué no al grupo. El grupo debe jugar sus cartas internas, sus valores y límites y deberá tomar las decisiones", señaló en esas mismas declaraciones.

Para el partido de Macron y para el propio Palacio del Elíseo, cualquier alianza con Vox ha sido catalogada de "línea roja" a la hora de lograr acuerdos a nivel europeo.

Este enfriamiento de las relaciones con Ciudadanos ha llegado en paralelo al creciente entendimiento de Macron con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, con quien pretende impulsar un entendimiento entre liberales y socialistas para el reparto de poder en Europa.

Arrimadas: "Hablar sí, negociar no"

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, sostuvo este domingoque los pactos alcanzados por Ciudadanos en los gobiernos municipales y autonómicos tras las elecciones del 26M "son vistos con buenos ojos" por sus socios europeos, pese a las reticencias expresadas por autoridades francesas.

En declaraciones al programa El Objetivo de la Sexta, Arrimadas negó que exista distanciamiento con el presidente francés, Emmanuel Macron, por los pactos suscritos con el PP y que cuentan con el apoyo de Vox.

"Desde que se empezó a hablar del gobierno de Andalucía respondo sobre esa supuesta distancia con Macron y la realidad es que nos hemos incorporado en un grupo que se llama Renovar Europa en el Parlamento Europeo y nos hemos dado apoyo en las candidaturas", manifestó.

Arrimadas destacó que "los contactos en Europa siguen" y que están sirviendo para hacer "algo histórico, la refundación del grupo de los demócratas y liberales con un nombre nuevo en el que se ha incorporado también el grupo de Macron". "Los gobiernos centristas y liberales en los que se integra Ciudadanos son vistos con buenos ojos por los socios europeos", dijo.

Arrimadas insistió en que Cs no va a sentarse a negociar con Vox. "Hablar sí pero negociar gobiernos solo con el PP", afirmó.

La dirigente de Cs consideró también que el líder de Barcelona pel Canvi-Cs, Manuel Valls, se "equivoca" por haber apoyado a Ada Colau para su reelección como alcaldesa de la capital catalana.

En ese sentido, señaló que Valls debería haber explorado otras soluciones para Barcelona, pues cree que no existen "muchas diferencias entre Colau y [Ernest] Maragall", que también optaba a la Alcaldía por ERC, y ello por la experiencia de estos cuatro años en los que ha gobernado el Ayuntamiento.

Arrimadas se mostró "muy satisfecha" por los acuerdos alcanzados por su partido en más de 400 ayuntamientos, pues permitirán gobernar a Cs y "hacer muchas cosas", y rechazó las críticas del PSOE, de quien no admite "lecciones de moralidad" después de ver los pactos que ha alcanzado en Cataluña.

Arrimadas, además, recalcó que Cs no está "para favorecer la llegada del PSOE al Gobierno a cualquier precio" y por ello no van a hacer ningún movimiento que haga presidente a Pedro Sánchez, al afirmar que les ha "dejado tirados en Cataluña", aunque si gobierna harán una oposición firme y de forma leal a España.

Sobre los presupuestos de Andalucía, afirmó que es "mentira que se haya eliminado la violencia de género" y el número de teléfono 116 para atender a sus víctimas, y dijo que la novedad es que habrá un teléfono para atender la violencia que sufren los dependientes, niños o adolescentes.