Martínez-Almeida
José Luis Martínez-Almeida celebra los resultados electorales. Javier Lizón / EFE

La construcción de Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid parece ir según el guion establecido. El candidato del Partido Popular, José Luis Martínez-Almeida, ha hecho público este miércoles que ya ha enviado un programa de investidura tanto a Ciudadanos como a Vox con la confianza de "poder cerrar reuniones con ellos cuanto antes" para alumbrar un gobierno de centro derecha en la capital, tarea que no puede ser frustrada por una "ambición personal", ha advertido a la candidata naranja, Begoña Villacís.

"Estamos a 72 horas (del Pleno de investidura) y hemos enviado a Cs y Vox un programa de investidura que es perfectamente asumible no por Ciudadanos y Vox, sino por cualquier votante de centro derecha de Madrid, que es quien reclamó el cambio de forma contundente en la ciudad de Madrid el 26 de mayo, y mantenemos el mismo mensaje", ha expresado Almeida ante los medios de comunicación tras finalizar el Pleno de Actas en Cibeles.

Y es que Martínez-Almeida reitera que "ningún votante de centro derecha entendería" que no se pusieran de acuerdo. El presidente del PP, Pablo Casado, aseveró este martes que en el Consistorio de la capital hay únicamente dos alternativas. O es alcaldesa Manuela Carmena o lo es Martínez-Almeida.

En esta misma línea, y tras la reunión del pasado viernes en la que el PP criticó que Ciudadanos no hubiera mostrado de forma clara su apoyo a la investidura de Almeida, el candidato del PP ha indicado que su formación obtuvo "cuatro escaños más, 80.000 votos más" que Ciudadanos, mientas que a Vox le sacó "once escaños de ventaja". "Nos corresponde liderar ese proceso, que es lo que hacemos", ha señalado.

Así, en base a ese programa, confía Almeida en que llegarán a un acuerdo para "llegar a ese acuerdo y poder cambiar ese gobierno de izquierdas". Para ello el candidato se sentará con Ciudadanos y Vox -no sabe si en una mesa a tres-, pues le corresponde a él "liderar ese proceso de cambio". "Seremos los muñidores de ese acuerdo porque nos corresponde por la aritmética parlamentaria. Somos los que tenemos la capacidad de llegar a ese acuerdo", ha señalado.

Requerido sobre una posible incomodidad a la hora de sentarse con Vox, Almeida ha expresado que su "única incomodidad es que siga gobernando la izquierda en Madrid". "Nos sentaremos con Cs y con Vox, como en la Comunidad, en un ejercicio de responsabilidad", ha lanzado.

Además, ha calificado de "aventurado" poder decir qué papel tendrá Vox en el futuro gobierno, pues desconoce aún las propuestas de Javier Ortega Smith, y ha recordado que él ya ha expuesto "en público cuál debería ser su conformación del gobierno".

Carmena no dará sus votos a Villacís

En este escenario, Manuela Carmena descarta que la plataforma dé sus votos este sábado en el pleno de investidura a Begoña Villacís, algo que tendría sentido "hace diez o doce días" pero no ahora, ante "los pactos de la extrema derecha con el PP y Cs pactando con ambos grupos".

Tras el pleno extraordinario de actas, Carmena ha indicado a la prensa la "responsabilidad que pueden tener determinadas actuaciones", como el hecho de que "se traiga al Ayuntamiento a personas que han comparado el movimiento LGTB con un chiringuito", como ha hecho Vox, algo "enormemente irresponsable, preocupante y que habría que evitar".

Consulta aquí más noticias de Madrid.