Trabajador
Imagen de archivo de un trabajador. EUROPA PRESS

Las conversiones de contratos temporales en indefinidos entre enero y mayo de 2019 se situaron en 329.319, lo que representa un descenso del 2,5% con respecto al año anterior y la primera caída en este periodo desde 2013.

Así se desprende de los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social consultados por Servimedia. En los cinco primeros meses de este año, las conversiones de temporales en indefinidos marcaron un nuevo punto de inflexión, después de crecer ininterrumpidamente desde 2013.

En concreto, en aquel ejercicio las conversiones sumaron 166.765, frente a las 167.506 del mismo periodo de 2012, con lo que descendieron un 0,4%. A partir de 2013, este instrumento se fue utilizando cada vez más por las empresas, de manera que en 2014 sumaron 167.906 conversiones, un 0,7% más; en 2015 totalizaron 196.336 en los primeros cinco meses, un 16,9% más; en 2016 aglutinaron 234.173, un 19,3% más; en 2017 alcanzaron las 286.850, un 22,5% más, y en 2018 se superaron las 300.000 entre enero y mayo, hasta situarse en 337.834 conversiones, un 17,8% más.

Cabe destacar que 2013 fue el peor año para el mercado de trabajo español, puesto que en febrero se registró el nivel más bajo de afiliación —16.150.747 afiliados medios— y la cifra más alta de parados registrados —5.040.222—. En ese mismo año en febrero también se registró el menor número de contratos mensuales, 949.844, y el de contratos de carácter temporal, 858.260.

Precisamente, la Comisión Europea advirtió esta semana en un informe de recomendaciones para España en el marco del paquete de medidas de primavera del semestre europeo que "pasar de un contrato temporal a uno indefinido sigue siendo difícil". Del mismo modo, ponía de relieve que los incentivos de apoyo a la creación de empleo están teniendo "efectos limitados a la hora de promover un empleo de calidad".