La película Borat, protagonizada por Sacha Baron Cohen mostraba a un supuesto ciudadano de Kazajstán obsesionado con América y sobre todo con Pamela Anderson. Tal es así que al final de la película Borat secuestra a Pamela Anderson durante una firma de libros, en unas imágenes que parecen improvisadas y reales.

La actriz y Cohen han dejado que la gente pensara eso durante casi trece años, pero ahora el premiado actor ha dicho que todo fue pactado y que, de hecho, tuvieron que hacerlo dos veces en firmas de libros diferentes. "La primera vez que lo hicimos en una firma de libros, la agarré y me la eché por encima del hombro y salí corriendo con ella y nadie hizo nada", dijo Cohen al programa The Daily Beast . "Y yo me quedé pensando ¿qué tipo de fanáticos son estos?", dijo divertido, porque nadie trató de impedirle secuestrar a Pamela Anderson.

Así que lo intentaron una segunda vez, que es la que aparece en la película, aunque por accidente "le cortó en la mandíbula". Aquel día "ella perdió dos cosas", dijo Cohen, por un lado, "un poco de hueso de su mandíbula y por otro, perdió un marido".

Y es que según dijo Sacha Baron Cohen, al que hay que concederle una credibilidad prudente dado to tendente a bromear que es, aquella escena fue la gota que colmó el vaso del maltrecho matrimonio de Pamela Anderson con Kid Rock.

Según Cohen le envió un mensaje a Pamela Anderson al poco de estrenar, para preguntarle qué le había parecido la película, "me estoy divorciando", respondió ella. Cohen preguntó el porqué y Anderson le dijo: "Por la película".

"Y pensé que era una broma, pero unas semanas más tarde se divorciaron y pusieron una razón para el divorcio, Borat", rememoraba el actor.

Según publicaba en 2006 The New York Post, Kid se sintió muy defraudado al considerar que su mujer se había humillado a sí misma al aceptar participar en una película en la que el protagonista termina calificándola como una muñeca con los pechos de plástico. En una de las escenas del film el compañero de fatigas de Borat, un gordo inmenso se "desahoga" con una revista en la que aparece Pamela Anderson desnuda, un sacrilegio ante el cual Kid Rock reaccionó violentamente.