Ronda
Ronda es un ejemplar que requiere de más cuidados que otros canes por su edad. EDUARDO G. CUASIMODO

La vejez ni perdona, ni hace excepciones. Al final de su vida, los canes sufren los trastornos y deterioros propios de una edad avanzada, al igual que sus dueños, una situación ante la que muchas veces no se sabe bien cómo actuar.

Por eso, preguntamos a seis especialistas de la plataforma de profesionales médicos EliteVeterinaria.org para que nos den unas nociones básicas sobre lo que le ocurre a los perros cuando entran en una edad avanzada.

¿Cómo saber cuándo entran nuestros perros en la vejez? Rosana Álvarez, veterinaria Acredit y AVEPA en Medicina del comportamiento, explica que "en la edad avanzada existe una patología neurodegenerativa que se manifiesta en la conducta de perros y gatos denominada Síndrome de Disfunción Cognitiva, la cual se diagnostica descartando otras condiciones médicas similares".

Álvarez apunta a que "esta aparece sobre todo en perros de más de 8 u 11 años de edad y, desgraciadamente, está infradiagnosticada porque sus síntomas se interpretan a veces como cambios asociados a la vejez y no se les presta una atención excesiva. De ahí que sea fundamental realizar chequeos preventivos geriátricos para poder identificarlo con prontitud y dar pronto con el tratamiento adecuado".

Recalca además, en la vejez, algunos de los síntomas que se pueden notar son alteraciones del ciclo sueño/vigilia, cambios en las interacciones sociales, pérdida de hábitos higiénicos y de comportamiento y desorientación.

¿Pueden padecer demencia o alzhéimer? Responde José Luis del Valle, experto dedicado a la neurología y el diagnóstico por imagen: "Sí, existen cuadros similares de atrofia de la corteza cerebral, con profundización de las cisuras cerebrales. Normalmente se diagnostican mediante resonancia magnética nuclear debido a cambios de carácter y actitud".

¿Hay enfermedades que puedan aflorar con la edad? Pedro Pablo Mayo, veterinario experto en medicina interna y reproducción: "El cáncer y las patologías osteoarticulares son las principales enfermedades asociadas a la edad, así como la disfunción cognitiva, diabetes, hipertiroidismo en gatos e insuficiencia renal. Debemos estar atentos a la presencia de bultos en el cuerpo, signos de dolor, cambios en el comportamiento, apatía, anorexia, pérdida de peso, aumento en el consumo de agua y en la producción de orina...".

¿Hay diferencias en el proceso de envejecimiento? "Las diferencias en las enfermedades entre machos y hembras están relacionadas con su aparato reproductor", comenta El doctor Mayo, "así, en perros sin esterilizar son frecuentes las patologías prostáticas, hernias perineales y tumores perianales; y en hembras enfermedades ováricas y uterinas y tumores de mama".

Apunta además a que "los perros de raza suelen tener una mayor incidencia de determinadas enfermedades. Además, la morfología puede determinar la mayor incidencia de procesos como tumores nasales, patologías articulares o problemas de columna".

¿Hay que cambiar su alimentación? "Sí. Los perros geriátricos necesitan un aporte de un 50-60% de agua en la alimentación, que sea muy digestible y tenga probióticos. Asimismo, pierden masa muscular por tejido graso, así que les daremos más proteína de calidad y reduciremos las grasas; y un aporte de omega-3 ayuda de forma efectiva a frenar el envejecimiento", asegura la doctora Ángela Vela-Anero, especialista en nutrición y terapia celular.

¿Puede cambiar su apetito? Vela-Arnero confirma que sí, y que "es importante hacer un cambio gradual. Aportarle comida húmeda y una dieta adaptada a su edad. así como la comida diseñada para perros mayores, que ayuda a frenar el envejecimiento. En general, estos canes comen menos y son más selectivos. Su metabolismo disminuye, por lo que pueden ganar peso al acumular grasa y perder musculatura, por eso debemos ofrecerles alimentos con ácidos grasos, para un correcto funcionamiento del cerebro".