Loles León, en 'La que se avecina'.
Loles León, en 'La que se avecina'. MEDIASET

Loles León no pasa desapercibida allá por donde va, y a su personaje en La que se avecina (hoy en Telecinco, a las 22:00 horas), Menchu, le pasa lo mismo: "Ella ya lo dice, tengo diez años buenos y los quiero aprovechar. Va a por todas y arrasa con lo que tiene que arrasar. Si se tiene que llevar por delante a sus hijos, se los lleva", reconoce la actriz a 20minutos.es.

La emisión de la nueva temporada de la serie de Telecinco se hizo esperar, y tanto para los fans como para los actores se hizo "muy pesada porque queríamos estrenar, la cadena es la que manda y decide cuando se emite", reconoce la barcelonesa. "Lo hemos pasado mal porque no paraban de preguntarnos cuando volvíamos, y como nos ven todos los días en las repeticiones de FDF...", añade León. Que comenta: "El público es muy fiel a esta serie y a los personajes porque se entretienen mucho y se ven reflejados. Me pasa como en Aquí no hay quien viva, que había cosas que grababa que ya me sonaban porque las había vivido en mi comunidad y viceversa".

En esta nueva temporada, su personaje logra hacerse con la presidencia de Mirador de Montepinar, pero Menchu no ha llegado al culmen de su ambición: "Empecé en la 9ª temporada apareciendo en tres o cuatro capítulos. En la 10ª me fui asentando en el personaje y en la 11ª, Menchu está en plena efervescencia", afirma la actriz. "Se ha hecho con la presidencia y el poder, todos quieren quitárselo, pero tiene muy claro lo que quiere hacer con Montepinar", añade. Pero Loles deja muy claro que "en la 12ª es más Menchu, más potente y más salvaje. Muy 'tanqueta'", admite entre risas.Loles León, en 'La que se avecina'.

Por ese mote la reconocen los seguidores de la serie por la calle, sobre todo los más jóvenes. "Me preguntan mucho los niños porque esta serie, aunque no lo parezca, la ven mucho los chiquillos de entre 9 y 11 años, que aunque no les dejan verla, ellos, lo hacen", comenta. "A ellos 'la tanqueta' les gusta mucho. Cuando he ido de bolos o en el festival de Málaga me gritan: "Tanqueta, ¿dónde está la Yoli?" Y yo les digo que se ha quedado cosiendo en la retoucherie", recuerda entre risas. "Les sigo el rollo porque no me cuesta nada hacerles felices", añade.

El secreto de La que se avecina

Millones de personas esperan cada semana a un nuevo capítulo de La que se avecina en Telecinco, y León confiesa que cree que parte de ese éxito es "porque es una serie bestia, pero cotidiana, que le podría pasar a cualquiera", además, "tiene mucha realidad y cotidianeidad", reconoce la actriz.

Parte del equipo pertenecía a Aquí no hay quien viva, donde la barcelonesa interpretó a Paloma. Haber pertenecido al equipo fue una ventaja para Loles ya que "cuando reentré fue como si no me hubiera ido nunca, era como si estuviera en mi casa, y con Laura Caballero enseguida conecté". Y adelanta que "ahora estamos finalizando la primera tanda de ocho capítulos de la temporada 12 y nos meamos de risa, trabajamos muy a gusto", confiesa.

Fan de los Recio y doña Fina

Pero antes de pertenecer al elenco de La que se avecina, Loles ya era seguidora de la serie, sobre todo de "Berta y Antonio, me parecían un matrimonio muy al uso, hay beatas que son como Berta y conozco muchas con maridos que son como el Recio. España está lleno de personajes reaccionarios como él, no nos asombremos tanto, mira las últimas elecciones...", afirma. "Son dos actores buenísimos, Jordi Sánchez me parece un tío de muchos registros", añade.Loles León, en 'La que se avecina'.

Pero también le gustaba mucho la trama de "Amador y Maite, el mundo de Enrique... Y cuando entró Fina, no me podía gustar más esta señora tan mala, tan radical, tan rebuscada, que se esfuerza tanto en hacer maldades", comenta.

La actriz solo tiene buenas palabras hacia Miren Ibarguren, que interpreta a Yoli, su hija en la ficción. "Miren es una compañera maravillosa y en la vida real ya somos madre e hija, incluso me llama mamá fuera del plató", admite entre risas. "La trato como si fuera mía y en la serie todos los compañeros nos dicen que no podíamos ser otra cosa que madre e hija. Hasta en los camerinos estamos juntas y ¡eso parece Melrose Place!". Y añade que en la serie "no saben vivir la una sin la otra porque Yoli es muy insegura y Menchu tiene una seguridad muy egoísta".

Collejas a diestro y siniestro

En el primer episodio de esta temporada se producía el despido de Coque, una escena que "tuvimos que grabar muchas veces", recuerda. En ella, Menchu le daba unas cuantas collejas al personaje de Nacho Guerreros: "Me supo muy mal pegarle tanto al pobre Nacho, pero él me decía que le diera que no le hacía daño y Laura Caballero me decía que le diera más, pero yo sufría mucho", admite.

"Nacho es un actor maravilloso y un compañero divino, me decía que no preocupara porque me veía que estaba a punto de llorar. Hicimos muchas tomas entre las normales y las que grababa la Chusa (Paz Padilla), y yo preguntaba si hacían falta tantas porque le estaba pegando mucho y estoy contra la violencia", recuerda. "Pasé el día muy compungida, no me gusta pegar y no he pegado nunca. Lo pase mal", concluye.