Un coche de la Policía Nacional
Un coche de la Policía Nacional. EUROPA PRESS

Agentes de Policía Nacional han detenido a tres mujeres, dos de ellas hermanas, que explotaban sexualmente a inmigrantes, algunas en situación irregular, a las que alojaban en un edificio de cuatro plantas de Zaragoza, donde eran obligadas a prostituirse.

Las tres detenidas amenazaban, coaccionaban y suministraban drogas a las nueve mujeres que fueron liberadas en la operación policial, con la intención de conseguir un mayor rendimiento y, al mismo tiempo, incrementar su deuda con la organización, según ha informado la Dirección General de la Policía.

La operación se inició el pasado 1 de mayo a raíz de la petición de auxilio hecha por una de las víctimas a través de un correo electrónico a la dirección web trata@policía.es y de una llamada telefónica para solicitar ayuda urgente y explicar que "no aguantaba ya más".

La mujer fue liberada de forma inmediata por los agentes policiales y trasladada al Hospital Miguel Servet de la capital aragonesa, antes de ser derivada a un lugar seguro gestionado por una ONG colaboradora con el Estado para la protección de las víctimas de trata.

Una vez puesta a salvo la denunciante, los agentes procedieron a recabar datos sobre el edificio de cuatro plantas en el que se encontraba cautiva y comprobaron que el inmueble era utilizado en su totalidad para el alojamiento y prostitución de mujeres que, además, debían suministrar droga a los clientes que la requirieran.

Turnos de 24 horas

Tras ser identificadas las tres sospechosas como responsables de esta red de explotación sexual, los investigadores procedieron a su detención y a registrar el edificio, en el que hallaron abundante documentación, 7.500 euros en metálico y una balanza de precisión, utilizada presuntamente para el pesaje de la droga.

Durante esta actuación, los agentes identificaron a nueve mujeres extranjeras, que residían y se prostituían en el inmueble, obligadas a trabajar en turnos de 24 horas.

Además, se pudo constatar que la organización se encargaba al mismo tiempo de publicitar y administrar los servicios sexuales mediante anuncios en páginas de internet especializadas en contactos.

Ingresaron en prisión por orden judicial

Las tres detenidas, que eran la propietaria del inmueble, su hermana y una tercera mujer de apoyo, se dedicaban también a las labores de control de las chicas y de recepción y cobro a los clientes.

Tras prestar declaración en el juzgado de guardia por presuntos delitos de trata de seres humanos, obligación a la prostitución, tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal, las dos hermanas, cabecillas del grupo, ingresaron en prisión por orden judicial.

Los investigadores continúan con el análisis de la abundante documentación incautada en el registro, por lo que no se descarta que las detenidas puedan estar implicadas en otras acciones delictivas.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.