El nuevo tratamiento revolucionario mediante edición genética: un antídoto contra el veneno de la medusa más letal

  • La medusa de caja es la criatura viva más letal del planeta: tiene veneno para matar entre 60 y 600 personas.
  • Con CRISPR, investigadores australianos han desarrollado un tratamiento para detener sus efectos.
Imagen de una medusa de caja, también denominada avispa de mar.
Imagen de una medusa de caja, también denominada avispa de mar.
WIKIMEDIA COMMONS

La medusa de caja (Chironex fleckeri), también conocida como avispa de mar, está considerada la criatura viva más letal del planeta. Habita fundamentalmente en aguas costeras australianas, brilla en la oscuridad y puede llegar a alcanzar el tamaño de un balón de baloncesto. Con tentáculos de hasta 3 metros de largo, si entra en contacto con la piel, su veneno ingresa directamente al torrente sanguíneo y puede causar paro cardíaco.

Pero su picadura ya tiene antídoto gracias a técnicas de edición genética. Investigadores de la Universidad de Sydney (Australia) han descubierto un fármaco para combatir su veneno que ha mostrado eficacia en líneas celulares humanas y en ratones. Los investigadores esperan ahora desarrollar una aplicación tópica para humanos. Los resultados del trabajo se han publicado en el último número de la revista Nature Communications.

La medusa australiana tiene unos 60 tentáculos que pueden crecer hasta tres metros de largo con millones de ganchos microscópicos llenos de veneno. Cada una de ellas, contiene suficiente veneno para matar entre 60 y 600 personas. Una sola picadura causa necrosis de la piel, dolor insoportable y, si la dosis de veneno  es grande, paro cardíaco y muerte en cuestión de minutos.

El equipo liderado por los investigadores Greg Neely y Man-Tat Lau, especializado en el estudio del dolor en el Centro Charles Perkins de la universidad australiana, llevaba tiempo estudiando cómo actúa el veneno de las avispas de mar cuando descubrió el fármaco que bloquea los síntomas de la picadura de esta medusa. "Utilizando las nuevas técnicas de edición del genoma CRISPR pudimos ver rápidamente la forma en la que su veneno mata las células humanas", subraya Neely.

Los investigadores administraron un medicamento que modula el colesterol y se ha utilizado en humanos para tratar la enfermedad de Niemann-Pick, que redujo el dolor y bloqueó la muerte del tejido en ratones cuando se inyectó hasta quince minutos después de la exposición a la toxina.  El plan futuro es que el medicamento se pueda administrar como un spray o una crema tópica.

"La detección combinada de CRISPR es asombrosa y poderosa. Es como el punk-rock de la investigación biomédica. Nos puede decir rápidamente cómo funcionan los fármacos, las toxinas y los venenos. Está revolucionando la forma en que hacemos ciencia en todo el mundo", concluye Neely.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento