La lluvia de metoros de las Líridas alcanza su máxima actividad
Esta noche la lluvia de meteoros de las Líridas alcanzará su máxima exposición en España. EUROPA PRESS

El cielo se poblará de meteoros en la noche de este lunes debido a la lluvia de estrellas más importante de la primavera, las Líridas. Se trata de un impresionante fenómeno natural que este año será difícilmente observable debido a la nubosidad y el brillo de la Luna.

Esta lluvia de meteoros, visible desde el pasado 16 de abril hasta el 25, tendrá su máximo de actividad la noche del 22 al 23 del mismo mes, según información del Instituto Geográfico Nacional, que afirma que 2019 no es un buen año para disfrutar de las Líridas.

Además de la adversa climatología de los últimos días, otro de los impedimentos fundamentales para apreciar esta lluvia de estrellas es la Luna, que alcanzó este domingo su plenilunio y dificultará la observación de este fenómeno en su apogeo.

Durante la noche, si el tiempo y la Luna lo permiten, podrán observarse 18 meteoros por hora, que circulan a una velocidad de 49 kilómetros por segundo durante varios días.

De dónde vienen las Líridas

Los meteoros de las líridas son fragmentos del cometa C/1861 G1 (Thatcher), que orbita alrededor del Sol una vez cada 415 años, por lo que se le considera de largo período.

Cada año por estas fechas, la Tierra atraviesa un anillo poblado con fragmentos desprendidos de este cuerpo celeste y, cuando entran en contacto con la atmósfera terrestre, se calcinan por la fricción con el aire y crean el resplandor luminoso que se conoce como meteoro o estrella fugaz.

Estos fragmentos provienen de las partículas de hielo y rocas que deja en el espacio el cometa en su viaje alrededor del Sol. Estos fragmentos son del tamaño de un grano de arena, de una lenteja o de un garbanzo en el mejor de los casos.

Respecto a su procedencia, las lluvias de meteoros parecen tener un único centro de origen, un punto del que parecen surgir todas las estrellas fugaces, denominado 'radiante'. En el caso de las Líridas, este punto se encuentra en la constelación de Lyra, de donde toman el nombre.

Históricamente, las Líridas se han observado durante los últimos 2.600 años. Los registros más antiguos se conservan en el libro chino de crónicas Zuo Zhuan y datan del año 687 a.C.

La última y máxima aproximación del cometa con respecto a la Tierra ocurrió el 5 de mayo de 1861, año en que se descubrió. Normalmente las lluvias meteóricas más espectaculares se producen cuando el cometa progenitor ha pasado recientemente, ya que carga el espacio de nuevos materiales que cruza la Tierra.

Cómo ver las Líridas

La clave para contemplar las líridas es localizar una ubicación que proporcione un cielo oscuro y observar desde un lugar con pocos obstáculos para la vista y poca contaminación lumínica, de acuerdo con el IGN, que también desaconseja la utilización de instrumentos ópticos que limiten el campo de visión. 

Además, el Instituto recuerda que, aunque las líridas parecen venir de la constelación de Lyra, se pueden ver desde cualquier parte del cielo. Además, aconseja dirigir la mirada hacia las zonas más oscuras, en la dirección opuesta a la posición de la Luna.

A lo largo del año, se producen más de 150 lluvias de meteoros, pero la mayoría de ellas apenas se pueden contemplar en la noche de máxima actividad. La próxima lluvia de estrellas importante de la primavera son las Eta Acuáridas, cuyo máximo sucederá hacia el 6 de mayo.