La Familia Real, en Mallorca
La familia real posa delante de la Catedral de Mallorca. EFE / MONTSERRAT T. DIEZ
Los Reyes, los Príncipes de Asturias y sus hijas, los Duques de Palma con sus cuatro hijos, así como la infanta
Elena y sus dos hijos, han asistido hoy a la misa del Domingo de Resurrección en la Catedral de Mallorca, como ya es tradición durante la estancia de la Familia Real en la isla, en Pascua.

Centenares de personas congregadas en los alrededores de la Seo mallorquina han dado la bienvenida con un aplauso a la Familia Real, que ha sido recibida a las puertas del templo por el obispo de Mallorca, Jesús Murgui, quien portaba la mitra y el báculo, y varios miembros del cabildo catedralicio y acólitos.

El único ausente, respecto a años anteriores, ha sido Jaime de Marichalar, separado temporalmente de la infanta Elena.
Los Reyes, los Príncipes de Asturias y los Duques de Palma han posado brevemente ante la portada mayor de la Catedral, dedicada a la Inmaculada rodeada de todas sus letanías, mientras esperaban a la infanta Elena y sus hijos Froilán y Victoria Federica, cuya llegada se ha retrasado unos minutos.

El único ausente de la fotografía, respecto a años anteriores, ha sido Jaime de Marichalar, separado temporalmente de la infanta Elena, tal como anunció el pasado mes de noviembre la Casa Real.

Mientras posaban para los reporteros gráficos, la pequeña Irene, hija menor de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, provocó risas entre los presentes al intentar aproximarse varias veces a los periodistas, algo que su hermano mayor Juan Valentín evitó. Mientras tanto, su hermano Miguel, jugaba con un abanico de su madre.

Por su parte, la infanta Sofía, la pequeña de los Príncipes de Asturias, de sólo 11 meses, ha demostrado que ya sabe hacer el saludo familiar con la mano.

Acabado el oficio religioso, la Familia Real abandonó la Catedral y volvió a posar brevemente para los periodistas gráficos ante los vítores y aplausos del público presente.

Antes de marchar, el Rey Juan Carlos se dirigió brevemente a los periodistas y les deseó "Felices Pascuas".