Granjas de cerdos
Granjas de cerdos DAR

Cuatro horas después del fallecimiento de unos cerdos, un grupo de científicos de la universidad de Yale (Estados Unidos) ha conseguido devolverles la actividad cerebral, según publica Mirror.

La circulación y la actividad celular se restauraron utilizando unos tubos que bombeaban una solución química que replicaba sangre en las cabezas decapitadas. Billones de neuronas comenzaron a funcionar con normalidad.

Sin embargo, no está claro si la técnica funcionaría en una persona que hubiese fallecido recientemente, explicó el equipo estadounidense que se encarga de la investigación.

No obstante, abre la puerta para recuperar a pacientes con ataques cerebrales, y al desarrollo de nuevos tratamientos que mejoran la recuperación de las neuronas después de una lesión cerebral.

Este tipo de experimentos al estilo Frankenstein abre un enorme debate ético. El autor principal del estudio, Nenad Sestan, describió los resultados como "alucinantes" e "inesperados" y espera que la técnica pueda funcionar en humanos.

"El cerebro intacto de un mamífero grande conserva varias horas después de la muerte capacidad para el restablecimiento de la circulación y ciertas actividades celulares y moleculares", explica Sestan, cuyo equipo trabajó con 32 cerebros de cerdos.