José Luis Ábalos
José Luis Ábalos, durante su entrevista con 20minutos.es. ENRIQUE CIDONCHA

A tres días del inicio de la campaña, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, llama en una entrevista concedida a 20minutos.es a la movilización del votante progresista frente a PP, Cs y Vox

El CIS amplía la mayoría del PSOE el 28-A. ¿Temen que sus votantes no vayan a votar?
Queremos que el electorado progresista se movilice porque estamos ante un panorama de evolución o involución. Las actitudes de confrontación sobre las que algunos insisten son claras amenazas a la convivencia,  rupturistas. Nuestro objetivo no es ser primera fuerza, sino conseguir un Gobierno con la mayor autonomía posible.

La encuesta permite al PSOE elegir entre Ciudadanos o Podemos. ¿Da autonomía poder elegir socio?
Va camino de la autonomía. Nos permite hacer un Gobierno como queremos. Y nos lleva a acuerdos muy concretos con el resto de fuerzas.

¿Sin un gobierno de coalición?
No hablamos de Gobierno de coalición, de coalición hablan las derechas porque no tienen ninguna posibilidad.

El PSOE no, pero sí las otras fuerzas de izquierdas.
Aspiramos a un Gobierno similar al que tenemos ahora, hecho sobre la base de  84 diputados.

¿Y si Pablo Iglesias les pide entrar en el Gobierno para apoyar la investidura de Sánchez?
Es adelantar escenarios y como uno no los incorpora como deseables, es absurdo planteárselo como dilema. Nuestro objetivo es otro. En cambio, el de la derecha está muy clarito, sumar las tres derechas. Aspiramos a  una mayoría que nos permita un gobierno monocolor.

El CIS da un 25% de indecisos. ¿Qué va a hacer el PSOE?
Hemos planteado la campaña en base a la acción del Gobierno. Frente a eso, el relato ha sido de obstrucción al PSOE, a los decretos y la obra del Gobierno, sin considerar el beneficio. No sé cómo pueden explicar oponerse al aumento de las pensiones, a que los parados de 52 años tengan ayudas o a recuperar ayudas a las cuidadoras.

Las críticas son a la forma, hacerlo por decreto.
La forma es absolutamente legal y muy conocida y abusada por el PP. En nuestro caso, además de las razones de urgencia, que está justificada, tampoco hemos tenido otra forma.

¿Por qué Sánchez no quiere un cara a cara con Casado?
¿Creen que es para debatir? A  lo que nos exponemos es al espectáculo lamentable de insultos cada cual más soez y más desproporcionado. Lo último lo estamos aún digiriendo. Es intolerable utilizar las manos blancas. ¿Se nos puede decir que estamos alineados con separatistas, golpistas, terroristas y uno se va tranquilo? Casado se lo juega todo. Si  no sale bien de esta, los  militantes del PP le desplazarán, pero no es un juego en el resto del país.

¿Y debatir con Vox?
No lo tenemos decidido. Es una amenaza democrática, una alternativa neofranquista y un problema de la derecha. A nosotros electoralmente nos podría venir bien, pero al país no.

¿Cómo puede haber tanta gente que vote a un partido que llama neofranquista?
España vivió una dictadura y algo ha dejado de poso. Estaba, pero controlado por el PP. En el momento en que el PP se quiebra, hay una parte esencialista que pide espacio. El señor Abascal era militante del PP y no era más radical que el señor Casado.

¿Antes o ahora?
Ahora el señor Casado le está compitiendo mucho. En algunas entrevistas  he visto mucho más radical al señor Casado.

Parece que el PSOE no quiere hablar de Cataluña en campaña. 
No paramos de hablar de Cataluña. Estuve este domingo planteando nuestro rechazo al proyecto independentista.

En sus 110 medidas no hay ni una sola mención.
Sí  hay, los catalanes son españoles. Tampoco al País Vasco, estaríamos no asumiendo la españolidad. Cuando planteamos un nuevo modelo de financiación, incidimos en el modelo de organización territorial y el Estado de las autonomías. La derecha es una propuesta de negación.

De intervención a largo plazo a través del artículo 155.
Declarar la excepcionalidad sin fecha es inconstitucional.

Hablan de restituir los derechos constitucionales con otro 155.
¿Cuál es la situación de excepcionalidad, además del mal gobierno? El 155 es un proceso garantista, muy lejos de la arbitrariedad de las interpretaciones políticas. Solo se ha aplicado una vez y con mucha prudencia, por cierto, con el PP, que ahora resulta que no les dio resultado. Además, están replanteando la recentralización, hay un modelo de involución en el planteamiento territorial.

¿Habrá nuevo Gobierno entre el 28-A y el 26-M?
Es muy difícil, por los plazos y que estamos en campaña. Pero que no hay problema, Rajoy se tiró como Gobierno en funciones una buena temporada.

¿Ciudadanos rompería su veto  para entrar en gobiernos autonómicos o municipales socialistas o recibir el apoyo del PSOE?
Lo que puedo testimoniar es lo que declara. Cada vez que uno sugiere una posibilidad, aunque sea remota, de encuentro, se ponen nerviosos y se derechizan un poco más. Les da pánico porque entienden que les hace perder votos por la derecha.

Ferraz impuso su criterio en las listas de Andalucía y Aragón. ¿Cómo casa con su discurso del poder de las bases?
Se respeta la norma que incorpora la voz de los militantes. Lo que se planteó en las asambleas lo interpreta el comité provincial, que nos hace llegar la propuesta, no nos dice cuántos votos ha tenido cada uno ni cómo se ha planteado el proceso.

Pero sabían qué apoyo tenía cada candidato, que en Andalucía o en Teruel los militantes apostaban por otras personas...
No en Andalucía, en cuatro provincias, y en esta de Aragón que me dice. De lo que se trata es de respetar el procedimiento y ha sido escrupuloso.

Las cloacas del Estado han entrado en campaña. El Gobierno dice que ha terminado con ellas y Pablo Iglesias denuncia el pirateo de la cámara de vigilancia de su casa.
Pero eso no es imputable.

La cámara era del ministro del Interior.
No sabemos quién la hackeó. La política patriótica se creó con clara intención siendo ministro Jorge Fernández. Crearon una unidad específica que no existe. Si hay funcionarios que han podido colaborar no se lo puedo decir. Sí está identificada la  escala de mando y lo importante es que no hay ninguna unidad que tenga como función lo que tenía aquella.

"No ofrecimos nada a Bildu por su apoyo a los decretos"

¿Qué ofreció el Gobierno a Bildu para que apoyara sus decretos?
Nada. Lo que me parece más irresponsable es que Bildu apoye algo que tenía que apoyar el PP como es el decreto de la estiba. La pregunta es por qué Bildu vota a favor y el PP, en contra, no buscar un condicionamiento al voto de Bildu.

Si le hace falta tras el 28-A, ¿el PSOE pedirá el apoyo de Bildu?
Pero si no lo pedimos ni cuando la moción de censura, ni hablamos con ellos... El señor [Javier] Maroto sabe más de eso, no es uno más, es el secretario de Organización [del PP].

En la Diputación Permanente el PNV dio la imagen de torcer el brazo al Gobierno.
El PNV pide que cumplamos los compromisos que acordó con Rajoy, nada más. Las cesiones son del señor Rajoy para sacar los Presupuestos de 2018.

Pero se ha adelantado el traspaso de una competencia, un tramo de la AP-68.
No se va a adelantar. Exige una tramitación, una valoración económica...

¿No va a haber traspaso?
Estamos en ello, pero tenemos un problema a debate entre Hacienda y Fomento sobre la valoración económica.

¿Qué espera del PDeCAT la próxima legislatura?
Las encuestas dan una bajada importante de JuntsPerCatalunya, antigua CiU y PdeCAT, donde [diputados como] Campuzano o Xuclà son relevados no precisamente por esa visión más pragmática y eso tiene consecuencias. Pero Puigdemont tendría mucha menos incidencia. ERC se convertiría en una especie de interlocutor del procés.

¿Prefieren a ERC como interlocutor?
No es que lo prefiera. Tiene de positivo, entre comillas, que se va reduciendo la interlocución y sitúa fuera la capacidad de maniobra de Puigdemont. Hay que ver si está más pragmático o sigue en la dinámica de callejón sin salida.

BIO: José Luis Ábalos

Torrente (Valencia), 1959. Diputado con cuatro legislaturas a sus espaldas, fue uno de los principales apoyos para que Pedro Sánchez se lanzara a sus segundas primarias en 2017. Hoy es uno de los hombres fuertes del presidente en el partido y en e l Gobierno como número 3 del PSOE y Ministro de Fomento.