Día de la Muerte Digna de Galicia
Día de la Muerte Digna de Galicia DMD

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha pedido que "no se deriven consecuencias penales" para el hombre que ayudó a suicidarse en su casa de Aravaca (Madrid) a su mujer, enferma terminal de esclerosis múltiple.

A través de un comunicado, FADSP defiende que Ángel Hernández, de 70 años y en libertad provisional sin medidas cautelares, actuó "por compasión impelido de unas circunstancias excepcionales".

Por ello, piden que no se le condene por un supuesto delito de cooperación al suicidio, ya "actuó en consecuencia" en una "situación inasumbile e intolerable", que a su juicio está provocada por la paralización del Proyecto de Ley de Eutanasia que "paralizó la alianza entre PP y Ciudadanos" en el Congreso.

"Pensamos que una buena ley con regulación y controles suficientes es imprescindible y urgente, y que las convicciones religiosas de algunas personas no pueden imponerse al conjunto de la población. Por supuesto, esta necesaria regulación depende ya del resultado electoral", indican.

La organización de Derecho a Morir Dignamente (DMD), por su parte, ha convocado este viernes, a las 17.00 horas, una manifestación frente a los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid en apoyo a Ángel Hernández. La protesta servirá también para solicitar a los partidos políticos que se tomen "en serio" la despenalización de la eutanasia y la regulen "cuanto antes".

Petición en Change.org

Casi 150.000 personas han firmado en pocas horas una petición en Change.org -hay varias- para que la Fiscalía no presente cargos contra el detenido por ayudar a morir a su mujer.

El impulsor de la petición es el médico Marcos Hourmann, condenado por ayudar a morir a una paciente de 82 años enferma terminal por un cáncer de colon, tal y como le había pedido su hija. "Le provoqué la muerte porque creo, ante todo, en la vida", explica. Aceptó una condena de un año de prisión, sentencia que no le obligaba a entrar en la cárcel ni se le inhabilitó para ejercer.

Fue el primer médico en España condenado por practicar la eutanasia. "Al despertarme hoy y ver que Ángel Hernández había sido detenido por ayudar a su mujer a morir he sentido rabia e impotencia, la misma que sentí con aquella llamada hace más de 10 años", relata. Para el médico, lo que ha hecho Ángel, el detenido, con su mujer es "un gesto de amor" que ella le había pedido.

Obispos: "No es la solución"

Por otro lado, el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, ha afirmado este viernes que "la muerte provocada no es la solución a los conflictos" de la sociedad.

Lo ha dicho en la rueda de prensa tras la Asamblea Plenaria de la CEE, en la que se le ha preguntado la opinión de los obispos tras el suicidio asistido el pasado lunes de María José Carrasco, enferma terminal, con la ayuda de su marido, Ángel Hernández, quien fue detenido y puesto en libertad después.

"No pienso, Dios me libre, en la cárcel para nadie, pero sí en la necesidad, desde la radical defensa de la vida" de apoyar cualquier decisión que evite "que la muerte sea la solución de los problemas".