Interior de un pozo del antiguo metro de Nou de la Rambla, en Barcelona, desde el punto de acceso.
Interior de un pozo del antiguo metro de Nou de la Rambla, en Barcelona, desde el punto de acceso. SABCN

El Servicio de Arqueología del Ayuntamiento de Barcelona ha localizado las estructuras soterradas de un proyecto inacabado de un antiguo metro en la calle Nou de la Rambla del año 1931.

El hallazgo se encontró hace tres semanas en unas obras de instalación de una red de recogida neumática de basura en el Raval-Sud, que incluye la calle de l'Est, pasaje de Gutenberg y la calle del Arc del Teatre.

Han descubierto un pozo de ataque totalmente conservado en la calle de l'Est de 3,50m x 2,50 de sección rectangular y una profundidad de 14m. Dentro del pozo había escaleras de madera y dos vigas grandes de hierro. Actualmente el foso está inundado por 3 o 4 metros de agua.

imagen del túnel en el interior del Raval.

También han encontrado una parte del túnel circular de 5m del "Proyecto de Ferrocarril Subterráneo desde la Rambla del Centro la calle Marqués del Duero por Conde de Asalto" (1930-1934), ejecutado por la concesionaria S.A. Funicular Montjuïc.

Este proyecto era la primera parte del propósito que se inició el año 1926 que pretendía mejorar el transporte para la Exposición Internacional de Barcelona del 1929.

Tenía tres partes, la primera, el metro inacabado que procuraba ejecutar una nueva línea de metro que cruzara todo el Raval, enlazando la actual estación de metro de Liceu con una nueva parada en el Paralelo, pero el Ayuntamiento de Barcelona otorgó la concesión el 29 de abril del 1930.

La segunda, una conexión des de Paralelo hasta Montjuïc, que se acabó antes del 1929 y finalmente una tercera parte que también se pudo realizar, que unía Montjuïc con el Castillo de Montjuïc.

La primera parte no se pudo finalizar ya que en el año 1934 se denegó el permiso de obras por varios motivos: huelgas de trabajadores, problemas económicos y dificultades técnicas. De este proyecto solo se acabaron las cocheras localizadas en el cruce de la calle Nou de la Rambla con la calle Vila y Vilà, y parte de la estación actual del Paralelo de la línea verde.

Desde el mes de marzo se está llevando a cabo una intervención arqueológica para documentar y valorar el descubrimiento. La investigación está siendo dirigida por el arqueólogo Walter Alegria y por el momento han relacionado el hallazgo con el urbanismo moderno de esta zona durante el siglo XVII y XVIII.

El técnico del Ayuntamiento Xavier Maese ha explicado que el hallazgo fue una sorpresa inesperada y que sospechaban que no sería un descubrimiento habitual como en el caso de los refugios aéreos. "Hablamos con un vecino del barrio historiador y él nos dijo que se trataba del proyecto del antiguo metro, a partir de ahí fuimos al Arxivo Municipal Contemporáneo de Barcelona y encontramos toda la información".

Por temas de seguridad y peligrosidad tuvo que intervenir la Unidad de Subsuelo de los Mossos d'Esquadra para poder inspeccionar y documentar esta estructura con las medidas técnicas y de seguridad necesarias. Además también contactaron con la Unidad Subaquática de los Mossos d'Esquadra ya que los hallazgos estaban inundados y el descenso era muy complicado.

Maese ha explicado que el pozo es un agujero muy grande y podría ser peligroso por la profundidad. Posiblemente pondrán una losa para cubrirlo todo y seguirán con las obras de instalación de la red de basura. 

Consulta aquí más noticias de Barcelona.