La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha pedido este viernes una prórroga para el brexit a Bruselas, hasta el 30 de junio. Lo ha hecho a través de una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. El plan permitiría al Reino Unido marcharse de la UE antes del final de ese período si el Parlamento británico consigue ratificar un acuerdo de salida del bloque, aunque esta propuesta deberá ser aceptada por unanimidad por los otros 27 estados miembros. Estaría exento de presentarse a las elecciones europeas del 26 de mayo, dado que la fecha límite es el 2 de julio, cuando quedaría constituida la Eurocámara.

En su misiva, publicada por BBC, May ha pedido a Bruselas ampliar el plazo impuesto para salir oficialmente de la Unión Europea, fijado para el próximo 12 de abril. La líder del Partido Conservador ha propuesto que, si los parlamentarios del Reino Unido acuerdan una retirada a tiempo, Reino Unido debería poder irse antes de las elecciones al Parlamento Europeo el 23 de mayo.

No es el primer atraso que sufre el Brexit. A Reino Unido ya se le ofreció un breve aplazamiento hasta el 12 de abril, fecha en la que el Reino Unido debe decir si pretende participar en las elecciones parlamentarias europeas, o hasta el 22 de mayo si los parlamentarios del Reino Unido aprobaron el acuerdo de retiro negociado con la UE. Lo votaron por tercera vez la semana pasada.

En su carta, May ha explicado que "no se puede permitir que continúe el impass", ya que está "creando incertidumbre y dañando la fe en la política" en el Reino Unido. Además, ha afirmado que si las conversaciones con el Partido Laborista "no pudieran establecer "un solo enfoque unificado" en el Parlamento del Reino Unido, se les pediría a los diputados que votasen sobre una serie de opciones para salir de la "difícil situación".

"El Reino Unido acepta el punto de vista del Consejo Europeo de que si fuera todavía Estado miembro de la Unión Europea el 23 de mayo de 2019, estará legalmente obligado a tomar parte en las elecciones", ha escrito la política. "Es por ello que el Gobierno está haciendo preparativos legales y responsables para esta eventualidad", ha añadido.

Tusk, el más firme defensor de una prórroga larga

Donald Tusk, por su parte, opta por la manga ancha con el Reino Unido. El mandatario europeo estaría de acuerdo en retrasar la salida de los británicos: sugiere un aplazamiento de 12 meses, aplazamiento que presentará este viernes a los Estados miembros, según la cadena pública británica BBC. Esta es una idea que Tusk ha mantenido desde hace tiempo, pero que no parece convencer a los Estados miembros.

Una prórroga tan larga cambiaría el contexto. En esa propuesta, Tusk incluye el componente de que Reino Unido podría salirse en cualquier momento si se alcanza una acuerdo, lo que acabaría por desestabilizar el reparto de fuerzas en las instituciones europeas.

"La idea es un año y se presentará este viernes a los Estados miembros", han informado a Europa Press fuentes europeas, que confirman que Tusk ha optado por un modelo "flexible" que en la jerga comunitaria empiezan a denominar 'flextension'. Esta opción pasaría, inevitablemente, por que Reino Unido celebre las elecciones al Parlamento Europeo que tendrán lugar a finales de mayo.