Emilio Ortiz
Emilio Ortiz junto a su perro guía Spock. JORGE PARÍS

Spock es un golden retriever, ya entrado en años y con un saber estar que denota su origen británico y la educación recibida para ser el perro guía del escritor Emilio Ortiz (Barakaldo, 1974) . También es la inspiración de su dueño, cuyos tres libros tienen como protagonistas a estos animales.

Primero llegó A través de mis pequeños ojos (Duomo Editorial, 2016), cuyo narrador es un perro de asistencia y que alcanzó un gran éxito tras ser publicada por un pequeño sello de Albacete, la ciudad en la que este licenciado en Historia por la UNED reside y trabaja vendiendo cupones de la Once. Después llegó el ensayo sobre la relación entre perros y seres humanos La vida con un perro es más feliz (Fuera de Colección, 2018). Hablamos con Ortiz porque acaba de ver la luz Todo saldrá bien (Duomo, 2019), una novela policíaca que recupera a los protagonistas de su primera obra y en la que los perros y la discapacidad están más que presentes.

¿Hasta qué punto está usted en Mario, en el protagonista invidente y con perro de esta novela negra que ahora presenta?
La verdad es que no tengo demasiado en común. Lo único que compartimos son determinadas experiencias y condiciones, sobre todo las de ser ciego total, usuario de perro guía y muy disciplinado. Lo que pasa es que a través del proceso creativo sí que he utilizado a Mario y a otro personaje humano para sacar algo de mí. Nicolás sí tiene mi verdadero carácter y mis gustos musicales. De hecho el libro me ha servido para rendir homenaje a la música que me gusta, los  títulos de los capítulos hacen referencia a los grupos de rock que me han acompañado a lo largo de mi vida.

El libro está lleno de referencias culturales, no solo musicales. Por ejemplo aparecen mencionadas películas como Acción Mutante.
Sí, fue una película que me impactó en muchos sentidos, no solo en el bueno (risas). Es estéticamente tan cutre que puedes encontrar arte en ella. No sé ahora mismo  cómo la verá Álex de la Iglesia, si se avergüenza de ella, pero es una película que traspasa contextos y épocas.   

Además de Mario, el otro gran protagonista de Todo saldrá bien es Cross, el perro. ¿Qué hay de Spock en Cross?
No sé concebir a Cross sin Spock, de hecho muchos lectores e incluso algunos familiares los confunden. Dicen "en este momento del libro, cuando Spock...", o me ponen en las redes sociales "dale un beso de nuestra parte a Cross". Sí, tienen mucho en común, comparten raza y comparten edad. Cross es un 'perronaje', como a mí me gusta decir, que en este libro ya tiene unos doce años y Spock tiene once.

Cross era el narrador de su primer libro, A través de mis pequeños ojos. ¿Un 'perronaje' también evoluciona?
Sí, en Todo saldrá bien tiene ya la calma de un perro adulto, sin perder ese aspecto de ser siempre cachorros eternos de los goldens.

En este libro además hay un segundo perro, un joven pastor alemán.
Jazz cumple un papel vigorizante dentro de la trama. Cross representa la sensatez y el sosiego, y él la juventud y el empuje. Existe un poco de recelo entre ellos al principio, pero luego se genera una relación muy bonita, casi paternal.

¿Es un reflejo de la vida real, de que tal vez dentro de poco le toque dar la bienvenida a otro perro guía?
Tocará, es evidente. Sí que coincide la trama de la novela con este momento de mi vida personal en este sentido.Yo me quedaré con ambos perros, con Spock y con el futuro perro guía que venga.

Tras escribir su primera novela dijo que sus siguientes escritos no serían sobre estos animales y ya lleva tres.
Creo que lo que dije es que me gustaría no estar siempre encasillado como el escritor de los perros, que querría indagar otros géneros. Lo que ocurrió fue que me apeteció escribir una novela negra, me puse a ello y aparecieron los perros; cosa que agradecí porque han dado bastante juego en el argumento y en los temas que trato en la novela. Si el cuerpo me lo pide y tiene que seguir apareciendo algún perro en mis novelas, que salga, pero tampoco veo necesario que me tenga que etiquetar a mí mismo como el escritor que siempre tiene perros en sus libros.

¿Diría que hay un género, o tal vez un momento de auge, de novelas con perro?
Sí que existen 'perronajes' que nos están invadiendo en el mejor sentido del término, pero es por una cuestión obvia y natural: los perros están en nuestras vidas. Pero eso no conforma un género. Dicho lo cual, sean bienvenidos los perros a la literatura.

¿Es el género policíaco su favorito?
No, la verdad es que no tengo un género favorito. Sí que era el género que necesitaba escribir en este momento,  era el que mejor me permitía mostrar la situación sociopolítica actual y la visibilización de la discapacidad y no descarto seguir tirando por la novela negra porque he disfrutado mucho.

En la novela, además de Mario, hay otros dos personajes humanos con discapacidad. ¿Es un ejercicio premeditado que haya pluridiscapacidad en el libro?
Premeditado tal vez no tanto, en el proceso creativo te va saliendo solo. Premeditada sí que puede llegar a ser la necesidad de contar determinadas cosas. Sí que hay personas con discapacidad y con capacidades distintas y me estoy dando cuenta ahora, con los comentarios que me están haciendo los lectores y los periodistas, de que es uno de los puntos fuertes de la novela.

Esa agencia de detectives que ha ideado no puede ser más inclusiva.
En la novela policíaca, que es el género al que pertenece la novela, han funcionado los tipos duros y eso no es una crítica a esos autores, pero en este caso no es una novela de tipos duros, es una novela de gente fuerte como puede ser Milagros, una chica hemipléjica que rebasa todas las dificultades funcionales y motrices que pueda tener con una inteligencia por encima de lo normal, conocimientos muy profundos de informática y, sobre todo, con unas ganas de superarse y saltar cualquier barrera excepcionales. Y también está Juan María, que es sordo y que desarrolla bastante otros sentidos y gracias a ello llega a tener lo que yo llamo súperpoderes naturales que cualquier persona con discapacidad puede desarrollar, estudiando y formándose con disciplina. Igual que los ciegos podemos escuchar cosas que las personas que no tienen una discapacidad visual no oyen porque no están atentos, a las personas sordas les pasa igual. Todas estas facultades las usan para resolver sus casos.

¿Visibilizar la discapacidad es importante, como ha hecho Campeones con la discapacidad intelectual?
No he tenido la oportunidad de ver la película, pero la verdad es que tengo muchísimas ganas. Sí, creo que hace falta más obras de este tipo, con héroes sin capa . Sobre todo pensando en los críos, la gente joven. La literatura podría ser un vehículo magnífico para que se fijen en quienes tienen a su lado en la escuela, en el instituto; para normalizar a esa compañera que va en silla de ruedas o ese compañero que va con bastón blanco a clase y es capaz de leer con los dedos y la luz apagada; para que no los vean como alguien inferior ni como bichos raros; para que se eduquen en esa diversidad y eduquen su capacidad de inclusión.

¿La sociedad va a mejor en ese sentido?
Se está logrando, el profesorado está trabajando mucho en ese sentido. Yo he ido a dar muchas charlas a colegios e institutos y me dicen cosas que me sorprenden, como " mi compañera que se sienta al lado va en silla de ruedas y tengo que acordarme de dejarle hueco para que pueda pasar" o "a mi amigo yo le ayudo a enchufar el ordenador porque es ciego y si no encuentra los cascos le dejo los míos". Yo he sido también alumno con discapacidad y en mis tiempos, por desgracia, esas cosas no existían. Estamos criando una generación que definitivamente puede ser la que salve a la humanidad de sí misma, aunque a veces nos vengamos un poco abajo porque les veamos un poco vacíos en algunos sentidos o demasiado preocupados por el móvil y perdiendo el tiempo.

Le veo optimista.
(risas) Hay que serlo. El título Todo saldrá bien no puede serlo más.

¿Sus libros están disponibles en braille?
Sí, están en braille y en un sistema electrónico que se llama DAISY que es exclusivo para personas ciegas. Los traduce la Once.  

Una suerte, hay libros que no son accesibles pese a que hay personas con discapacidad visual que querrían leerlos.
Bueno, por suerte en España la legislación permite traducir a estos formatos cualquier libro que sea publicado en nuestro país. En otros países sí que tienen esta dificultad encontrar libros. También es verdad que el centro de producción bibliográfica de la Once tiene sus limitaciones y es algo lógico. No puede transcribir absolutamente todo y claro que yo echo a veces algún libro en falta, pero tiene que primar lo que necesita y quiere la mayoría. Y si solicitas que te transcriban un libro, con el tiempo al final lo hacen.

Estamos hablando de Todo saldrá bien, pero hace un año publicó otro libro, un ensayo protagonizado también por perros pero de índole muy distinta.
Yo prefiero escribir novela, me siento más a gusto escribiendo ficción porque es lo que más me sirve para expresarme como artista, dado que mejor que no me dedique a la escultura o la fotografía (ríe). Yo soy historiador, esa es mi formación, y ese libro lo escribí en un momento en el que sí me apetecía investigar sobre el proceso de domesticación del perro y cómo había influido en el ser humano actual desde los tiempos prehistóricos y protohistóricos. 

¿Cómo escribe sus novelas?
Nace de la necesidad de contar algo y de expresarte como artista.  El otro día escuchaba a Antonio López hablar y la verdad es que pensaba "si este hombre no llega a ser escultor y pintor tendría que haber sido escritor, porque tiene que expresarse". De esa necesidad de contar algo hago primero un esquema de lo que quiero contar y a partir de ahí empiezo a construir la historia hasta que ya me pongo manos a la obra con los capítulos y los personajes.

¿Ya está dedicado al 100% a la escritura?
Siempre que puedo me dedico por completo, me suelo coger permisos y excedencias, pero tengo un trabajo en la Once. Mi objetivo es dedicarme al 100% porque requiere un esfuerzo tremendo y mucha concentración.

¿Tiene ya el siguiente proyecto en marcha?
Sí, hay alguna idea por ahí que estoy esperando a que tome forma, pero de momento estoy totalmente volcado en la promoción. Las promociones son intensas y hay poco tiempo para más.