Bodegas Codorníu.
Las bodegas Codorníu. CODORNÍU - Archivo

El comité de empresa y la dirección de Codorníu han llegado a un principio de acuerdo para rebajar la afectación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), pasando de los 79 despidos iniciales a una cifra final de 70.

Las dos partes mantuvieron este lunes una larga reunión desde media mañana hasta muy entrada la noche, durante la cual también acordaron que los despedidos recibirán una indemnización de 38 días y 28 mensualidades, con un máximo de 75.000 euros, mientras se fijó un plan de rentas para los trabajadores mayores de 56 años. Estas medidas las tendrán que ratificar ahora las asambleas de trabajadores. Mientras la plantilla no dé el visto bueno, el comité de empresa mantiene la convocatoria de huelga para mañana miércoles y el paro indefinido a partir del día 8.

Fuentes sindicales han detallado que el centro de producción con más despedidos será el de Sant Sadurní, donde se rescindirán 38 contratos, si bien inicialmente se preveía echar 43 personas. En cuanto al resto de despidos, el preacuerdo prevé mantener a las 10 personas rescindidas inicialmente de los centros de Poblet y Lleida, y rebaja de 26 a 23 los despidos de las oficinas de Esplugues de Llobregat. Como ya se preveía con el anuncio del ERE, las oficinas de Esplugues cerrarán próximamente y se trasladará los 94 trabajadores restantes a la bodega de Santo Sadurní.

En relación al plan de rentas preacordado entre el comité de empresa y la dirección de Codorníu, este fija que los trabajadores de 56 años y los que cumplan 57 este año recibirán el 77% del salario neto anual hasta que cumplan 62. Para los empleados que cumplan 58, se garantiza el 82% del salario neto hasta que cumplan 62, mientras que a aquellos que cumplan 59, les corresponde el 87% del salario anual hasta los 63. Finalmente, los trabajadores que este año cumplan 60 o 61 años, el plan de rentas fija que recibirán el 92% del sueldo hasta los 63.

Si este martes la asamblea de trabajadores da el visto bueno al preacuerdo, se abrirá un periodo de 48 horas durante las cuales se podrán postular aquellos trabajadores que se quieran acoger a estas condiciones. Comité y empresa acordaron, sin embargo, que estas medidas no afectarían a parejas de trabajadores que sean matrimonio ni a los empleados de familia monoparental, así como tampoco a aquellos que tengan hijos con un 33% de discapacidad.

Por último, el preacuerdo establece que la empresa presentará un plan de viabilidad, mientras también se fijó una cláusula de garantía de ocupación. Esta garantiza que, ante un eventual nuevo ERE durante los próximos tres años, los trabajadores recibirían una indemnización de 40 días por año trabajado con un máximo de 30 mensualidades y un tope de 80.000 euros.

El sindicado Comisiones Obreras ha valorado "positivamente" el preacuerdo porque recoge "buena parte" de las reivindicaciones del comité de empresa y "mejora considerablemente" las condiciones iniciales que planteaba la dirección.

Esta reestructuración llega nueve meses después de que el fondo norteamericano Carlyle comprara la mayoría de acciones de Codorníu y cuando hace menos de dos años del primero ERE de la empresa, con el que se despidió a 71 trabajadores. La firma cavista ha enmarcado el nuevo expediente en un plan estratégico para "recuperar el crecimiento histórico" de la compañía, "ganando eficiencia y dando solidez a las áreas de negocio de más valor".

Cuando anunció el ERE, Codorníu recordaba que la fusión con Gleba Cellars ha llevado la empresa a aglutinar 17 bodegas centenarias, hecho que supone "un nuevo punto de partida de un proyecto orientado a concentrar esfuerzos".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.