El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes una oferta de empleo público para 2019 de 33.793 puestos en total, la mayor en los últimos 11 años y que ha sido acordada con los sindicatos.

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha explicado que las plazas se repartirán de la siguiente manera: AGE (20.971), Fuerzas Armadas (1.841), Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (5.561), Estabilización en el ámbito de la Justicia (2.237), Estabilización en el ámbito de la Educación (489), Estabilización en el ámbito de la AGE (2.528) y Previsiones del efecto del 'brexit' (383).

Ha explicado que el Estado, "el primer empleador del país", carecía de una "planificación a medio y largo plazo", que ahora se ha hecho con una metodología plurianual y de "punto de partida 0", y basada en las necesidades reales y en la tasa de cobertura existente, entre otras cuestiones.

La ministra ha dado algunos datos sobre envejecimiento del personal de la Administración General del Estado, en la que constaban a 1 de enero 135.476 funcionarios con una edad media de casi 52 años, "diez más que la del conjunto de la población activa". En diez años, ha añadido, se jubilará el 51,2% del personal.

Además, ha destacado el elevado grado de paridad "en todos los tramos de edad", consecuencia directa de los procesos de selección.