Por segunda vez, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunció este martes que no acatará la resolución de la Junta Electoral Central (JEC) y que no pensaba retirar dentro del plazo que expiraba a las 18 horas de este martes, el lazo amarillo del Palau de la Generalitat. Con respecto a los trece departamentos del Govern, Torra dejó en manos de las consellerias la decisión de retirar o no el lazo amarillo y otros símbolos que alberguen estos edificios.

Una hora más tarde de finalizar el plazo, y después de que la JEC decidiera no dar más tiempo a Torra, la Delegación del Gobierno en Cataluña envió a la Junta Electoral la información sobre los edificios representativos de la Generalitat donde continúan colgados los lazos amarillos, y que incumplen la orden dada por el órgano que vela por los procesos electorales.

La delegación del Gobierno comunicó que, conforme a las fotografías enviadas a la Junta Electoral Central, todavía hay lazos amarillos y otros elementos en el Palau de la Generalitat y las consellerías de Governació y Relaciones Institucionales, Cultura, Territorio y Sostenibilidad, Empresa y Ocupación, Interior, Economía y Conocimiento, Agricultura, Ganadería y Pesca, y Salud. Es ahora la Junta la que ha de tomar una decisión sobre la desobediencia del presidente Torra, una actuación que puede ir desde ordenar a los Mossos d'Esquadra que retiren los lazos o bien si el presidente catalán ha de asumir responsabilidades penales.

Para argumentar la decisión de mantener los lazos, el presidente catalán explicó este martes que ha solicitado un informe al Síndic de Greuges (el Defensor del Pueblo catalán) sobre la conveniencia de retirar los lazos amarillos, banderas independentistas y demás símbolos de los edificios públicos de la Generalitat. Así se lo comunicó Torra a los miembros del Ejecutivo catalán y al finalizar, la portavoz Elsa Artadi informó de que el presidente Quim Torra había decidido "mantener la pancarta en el balcón" del Palau, porque entiende que ello es "preservar la libertad de expresión".

Sin discrepancia en el Govern

Artadi, en su última rueda de prensa como consellera y portavoz antes de que abandone el Govern para ser candidata de JxCat al Ayuntamiento de Barcelona, aseguró que la decisión sobre el cartel del balcón del Palau de la Generalitat es de Torra y precisó que no ha habido "discrepancia" por parte de los consellers.

Torra "no ha dado ninguna orden", dijo Artadi, si no que ha dejado que cada uno actúe con "libertad". Eso sí Artadi aseguró que, en lo referente a las sedes centrales de los departamentos de la Generalitat —que son competencia directa de cada conseller—, se abordará el asunto de forma coordinada, para evitar dar una imagen "de no unanimidad del Govern".

Así, ha garantizado que al final "las trece sedes de los trece departamentos -de la Generalitat- actuarán de la misma manera". Finalmente esta coordinación no se ha producido ya que en el departamento de Empresa que dirige Angels Chacón (JxCAT) retiraron los lazos amarillos que estaban en la entrada. Es la primera consellería del Ejecutivo de Torra que retiró los símbolos tal y como ordenó la Junta Electoral.

En el caso de los funcionarios, la portavoz Elsa Artadi explicó que si hay un requerimiento de la JEC relativo a alguna sede de servicios territoriales, el Govern no va a pedir mantener los lazos, porque no quiere poner "en riesgo" a trabajadores públicos, explicó Elsa Artadi. Es el caso de los Servicios Territoriales de Enseñanza del Vallès Occidental, en Sabadell, que este martes retiraron seis los lazos amarillos de la fachada tras recibir una instrucción directa de la Junta Electoral Central.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.