....Sucesos.- Gcivil
....Sucesos.- Gcivil GUARDIA CIVIL

A principios de este mes se produjo un incendio en una zona de monte ubicada en los municipios de Moratalla y Hellín. El incendio, catalogado desde el primer momento como forestal, llegó rápidamente a la ribera del río Segura, que limita las comunidades autónomas de Murcia y Castilla-La Mancha.

Según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa, debido a la quema de la vegetación existente, el fuego cruzó el río y calcinó en total más de 12.000 metros cuadrados de masa forestal. Finalmente y gracias a la rápida intervención de los medios de extinción el incendio fue sofocado.

Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), en colaboración con agentes medioambientales de la Región de Murcia, iniciaron la operación para esclarecer los hechos. Los primeros pasos de la investigación permitieron averiguar el origen del incendio, arrojando como causa más probable una negligencia o imprudencia.

El análisis de los indicios obtenidos durante la investigación ha permitido constatar a los guardias civiles que el inicio del incendio, presuntamente, se debió a una quema de restos de poda de frutales que se descontroló a sus autores.

TRES QUEMAS

Los investigadores han hallado en el lugar hasta tres quemas de acumulaciones de restos de poda de siete metros de diámetro por dos de alto aproximadamente, determinando el punto de inicio en una de estas quemas, que encontró continuidad en combustible vegetal próximo y se extendió rápidamente a terreno forestal.

Las evidencias encontradas han llevado a los investigadores a determinar como causas probables del incendio la negligencia-imprudencia por uso directo de llama en zona de monte.

La Guardia Civil ha identificado a los dos propietarios de una empresa agrícola que, presuntamente, realizaron las quemas de restos de poda, los cuales han sido investigados y se les ha instruido diligencias como presuntos autores de delito de incendio forestal.

DELITO DE INCENDIO FORESTAL

Los autores de este tipo de hechos pueden incurrir en un delito, recogido en el vigente Código Penal, que se castiga con penas de prisión de uno a cinco años y multa de dieciocho a dieciocho meses.

Los investigados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del juzgado de instrucción de Caravaca de la Cruz (Murcia).

Consulta aquí más noticias de Albacete.