Abdul Aziz
Abdul Aziz, el hombre que paró al terrorista neonazi de Nueva Zelanda con un datáfono. MICK TSIKAS / EFE

Nueva Zelanda y todo el mundo viven conmocionados por los atentados perpetrados el pasado viernes en la ciudad de Christchurch, en los que un terrorista de ideología neonazi acabó a tiros con la vida de 50 personas que rezaban en dos mezquitas locales. Pero entre tanto horror, destacan historias como la del heroico Abdul Aziz, un hombre que con su valentía evitó que se produjeran más muertes.

Aziz, de 48 años y padre de cuatro hijos, estaba en las proximidades mezquita de Linwood, una de las que sufrió los ataques. Cuando Aziz vio al pistolero llegar y efectuar las primeras detonaciones en el exterior, le arrojó lo primero que encontró, un datáfono para cobros con tarjeta de crédito. Luego le gritó y salió corriendo, para atraerle y así impedir que entrara en el atestado templo.

Latef Arabi, imán de la mezquita, dijo que Aziz "fue tras él (el terrorista), se las arregló para dominarlo, y así fue como nos salvamos. De lo contraario, si hubiera podido entrar en la mezquita, probablemente nos habría matado a todos".

Mientras, el terrorista, identificado como Brenton Tarrant, disparó sobre Aziz, que huyó entre los coches aparcados cercanos, lo que impidió que Tarrant pudiera hacer blanco. El neonazi volvió a su coche a por otro arma cuando se quedó sin munición, momento en el que Aziz recogió el arma vacía de Tarrant y se la lanzó al coche, rompiéndole una luna, lo que acabó de ahuyentar al agresor.

Otro acto heroico con final trágico

Naeem Rasheed, profesor de 52 años, que murió como su hijo Talha Naeem, de 22, es recordado como #NaeemRashid en las redes sociales por muchos paquistaníes que elogian al héroe que trató de impedir el paso del terrorista de Christchurc.

El profesor y su hijo Talha Naeem perdieron la vida con otros cuatro paquistaníes, según confirmó este sábado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Pakistán.

En uno de los vídeos del ataque a la mezquita Al Noor, difundido por el propio asaltante, se ve como Rasheed trata de detenerlo, pero el intento no tuvo éxito y resultó herido.

El profesor, procedente de la ciudad paquistaní de Abbotabad y que se instaló en Christchurch en 2009 para cursar un doctorado, fue trasladado a un hospital, donde falleció a causa de sus graves heridas. Su hijo también murió en el ataque.

#NaeemRashid se ha convertido en uno de los trending topics en Pakistán, con miles de usuarios de Twitter alabando a su compatriota. "El mundo debe ver como un musulmán paquistaní sacrificó su vida tratando de salvar la de otros", escribió el usuario Salar Sultanzai.

Otro tuitero, Jawad Jeelani, afirmó "saludos al valiente hijo de Pakistán", mientras que el usuario IntelGather remarcó que "su valentía no será nunca olvidada".

El portavoz del Ministerio de Exteriores, Mohamed Faisal, informó de que las autoridades neozelandesas han confirmado las muertes de seis paquistaníes en el ataque e indicó que tres personas de su país siguen desaparecidas.